Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La importancia de los test genéticos para la detección de enfermedades

La salud es un tema que nos preocupa a todos, siendo posiblemente lo más valioso que tenemos. Sin embargo, hasta ahora, sólo podíamos cuidarnos, tanto física como nutricionalmente, para evitar en la medida de lo posible el desarrollo de enfermedades, desconociendo si por culpa de nuestra herencia genética teníamos mayores probabilidades de, por ejemplo, desarrollar un tumor o ser más propensos a la artrosis. El increíble avance de la tecnología en los últimos años está cambiando por completo nuestra ignorancia acerca de la predisposición que tenemos hacia ciertas patologías gracias a los test de ADN, que, además de sus utilidades médicas, sirven para muchas otras cosas, como conocer la tolerancia hacia distintos tipos de alimentos, saber la carga genética que arrastramos en relación a nuestros antepasados o medir nuestra capacidad para la práctica deportiva. Aunque en países como EEUU, la realización de estas pruebas se ha popularizado, ya que operan compañías que logran resultados muy básicos mediante una simple prueba de saliva. En España, poco a poco se van introduciendo dichas pruebas pero con un nivel de detalle mucho mayor en los resultados, a través de los hospitales, con una clara intención de servir como elemento clave, principalmente en el diagnóstico de cáncer. En este sentido, es muy oportuno subrayar la importancia de combinar estas pruebas con las que miden la longitud telomérica -en donde Life Length ofrece su prueba TAT® (Test de Análisis Telomérico)– ya que aportan información muy valiosa no sólo como indicador de la salud general de cada persona, sino como biomarcador clave para comprender mejor qué estilos de vida influyen en el envejecimiento, ofreciendo la oportunidad de llevar a cabo las modificaciones apropiadas para cada caso. Una prueba fundamental para ofrecer una medicina cada vez más personalizada y preventiva, que sirve para apoyar la toma de decisiones clínicas en la detección temprana y la estratificación de riesgos.

¿Camino hacia la inmortalidad?

Uno de los grandes anhelos de la humanidad es el de la vida eterna. Textos como la Biblia o las tablillas de barro sumerias hablan de personas que vivieron cientos de años, como Adán, Matusalén o Noé. Desgraciadamente, sabemos que se tratan de mitos y no de algo real. Un equipo liderado por Jan Vig, de la Escuela de Medicina Albert Einstein de Nueva York ha publicado recientemente un estudio en la revista Nature donde se asegura que el límite máximo que puede vivir un ser humano es de 125 años. Una cifra a la que sólo ha logrado acercase la francesa Jeanne Calment, la persona más longeva conocida hasta la fecha. Desde el año 1900, la esperanza de vida mundial ha pasado de los 31 años de edad hasta superar los 70, gracias, sobre todo, a la dramática reducción de la tasa de mortalidad infantil y neonatal, las vacunas y la eficacia de los antibióticos contra muchos virus e infecciones importantes, la mejora de las condiciones higiénicas, el agua potable y los alimentos, y, en general, una mayor preocupación por el cuidado del cuerpo, principalmente a medida que envejecemos. En la actualidad, la esperanza de vida supera los 80 años en alrededor de 30 países. De hecho, ya existen expertos, como James Vaupel, director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica de Rostock (Alemania), que afirman que “no hay ninguna evidencia científica de los límites de la vida humana”. Hoy, sólo podemos demostrar que, desde principios del siglo XX, “cada 40 años, aumentamos casi en 10 la esperanza de vida”. Es evidente que uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos ahora es que, en muchos casos, la calidad de la salud o el «período de salud» no acompaña a este aumento de años, y que sólo a través de estilos de vida más saludables junto a una medicina más proactiva y preventiva, las personas pueden ser capaces de alcanzar estas edades manteniendo su autonomía física y mental. En este contexto, la medición de telómeros representa un amplio biomarcador de la salud de los organismos que puede apoyar la identificación temprana de enfermedades crónicas y relacionadas con la edad, ofreciendo la oportunidad de llevar a cabo intervenciones preventivas. Un paso decisivo que, aunque no nos conduzca a la inmortalidad, nos permitirá vivir más años y, sobre todo, hacerlo con una calidad de vida mucho mayor.

Envejecer bien para vivir mejor, el ejemplo de Robert Marchand

Con 105 años y una vitalidad que sorprende a todos, el francés Robert Marchand acaba de batir el récord mundial de velocidad en bicicleta para personas centenarias, tras recorrer alrededor de 22.5 kilómetros en el velódromo de Saint Quentin-en-Yvelines. A pesar de haber superado dos guerras mundiales y haber vivido en países tan distintos como Canadá, Venezuela o su Francia natal, su forma física parece resistir de un modo envidiable, gracias a, según el propio Marchand “hacer deporte a diario, comer mucha fruta y legumbres, no tomar demasiado café ni alcohol y nada de cigarrillos”. La ciencia parece estar del lado de este veterano deportista. Un reciente estudio en ratones ha demostrado que cualquier ejercicio es bueno para el corazón, afectando la actividad genética de nuestras células cardíacas. En relación al estilo de vida, también existen ya estudios que subrayan que las habilidades sociales están unidas a una mayor esperanza de vida. Los amigos del señor Marchand le definen como alguien muy optimista y sociable, sin duda, dos características que han contribuido a que superara los cien años en plena forma. El ejemplo de este longevo superhombre nos demuestra que, aunque el envejecimiento es un proceso inevitable, es posible retrasarlo y hacerlo en las mejores condiciones físicas, psicológicas y sociales posibles. Para ello, el control de la longitud de nuestros telómeros es un marcador clave en el envejecimiento celular, jugando un papel fundamental en la aparición de enfermedades neurodegenerativas, cardíacas u oncológicas.

Vivir en el espacio podría revertir el envejecimiento al mantener la longitud de los telómeros

¿Vivir en el espacio afecta adversamente nuestra vida? Aunque muchas personas creen formalmente en esta declaración, Science está demostrando todo lo contrario después del estudio sobre la evolución de la longitud de los telómeros. En 2015, el prestigioso astronauta Scott Kelly fue lanzado a la órbita para pasar un año a bordo de la Estación Espacial Internacional, mientras que su hermano gemelo idéntico, Mark, permaneció en la Tierra. Luego comenzó un profundo estudio sobre cómo evolucionaron sus cuerpos en condiciones tan diferentes. Este es solo uno de los informes y estudios que están ayudando a la NASA al éxito del próximo gran desafío para la industria espacial: poner a la gente en nuestro vecino planetario más cercano, Marte, un viaje de 300 días donde los cuerpos de los astronautas sufrirán el efecto de espacio. Una de las principales conclusiones del estudio sorprendió a los científicos, porque las tensiones de los viajes espaciales ayudaron a los telómeros de Scott a crecer durante más tiempo, mientras que los de Mark se mantuvieron más o menos del mismo largo. Cuando Scott regresó a la Tierra, sus telómeros se redujeron a la misma longitud que los de Mark. Por el momento, los expertos han dicho que es posible que la radiación extra fuerte a la que los astronautas están expuestos en el espacio elimine las células con telómeros más cortos, dejando solo a aquellos con largos y creando la impresión de que la longitud de los telómeros creció. Es fundamental investigar más para saber si algo acerca de estar en el espacio realmente construye telómeros mediante la activación de la enzima llamada telomerasa, que los construye. Incluso si lo hace, eso no es necesariamente algo bueno, porque la actividad de la telomerasa también es clave para el crecimiento de células cancerígenas. Por el momento, esta investigación hasta ahora ha aparecido en su mayoría preguntas, pero también abre muchas posibilidades de investigación para el futuro. Aquí hay un breve video que explica este estudio: NASA HRP Twins Research Study with Craig Kundrot

Superar el envejecimiento y el cáncer: el papel del análisis de telómeros

Con años de experiencia enfocándose en el análisis y diagnóstico de los telómeros, Life Length demuestra que el envejecimiento y el cáncer tienen un denominador común, con el objetivo es salvar y mejorar las vidas de millones de personas. La longitud de los telómeros ha sido reconocida como uno de los biomarcadores más importantes para el envejecimiento saludable por la gran mayoría de los científicos de todo el mundo. Desde 2009, cuando el Premio Nobel de Medicina fue otorgado a tres científicos por demostrar el papel crítico de los telómeros en la función celular, el campo ha recibido una inmensa atención. Durante los últimos seis años, Life Length ha crecido constantemente debido a sus avanzados análisis de medición de telómeros para investigación y desarrollo corporativo en desarrollo de fármacos, ensayos clínicos e investigación académica, así como a médicos que trabajan en medicina preventiva y personalizada, para comprender la edad biológica y la estratificación del riesgo, y como un biomarcador pronóstico temprano para las enfermedades crónicas. De hecho, miles de estudios publicados también asocian la longitud de los elomeres con el desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad, siendo el más notable el cáncer. Life Length ha puesto la mira en la validación clínica de su prueba Telomere Analysis Technology® (TAT®) como una simple prueba de sangre para el diagnóstico temprano, el pronóstico y la respuesta al tratamiento en el contexto del cáncer, con una subvención de Fase II de 3,1 millones de euros el programa Horizonte 2020 de la Unión Europea bajo el nombre del proyecto ONCOCHECK.   Entendiendo los Telómeros Dentro de los núcleos de nuestras células, nuestros genes están dispuestos en estructuras parecidas a hilos llamadas cromosomas. Los telómeros son complejos dinámicos de nucleoproteínas que componen los extremos de los cromosomas. El ADN de los telómeros consiste en secuencias repetitivas que siguen el patrón TTAGGG. La longitud de los telómeros en humanos puede variar de 5,000 a 15,000 pares de bases. Curiosamente, con cada división celular, se pierden 20-200 pares de bases debido a la replicación incompleta de los cromosomas lineales, conocido como el «problema de replicación final».   El valor de las pruebas de telómeros Los telómeros son cruciales para la protección de nuestros cromosomas. Actuando de manera similar a los tapones de plástico de los cordones de los zapatos, pierden su función protectora cuando se vuelven críticamente cortos. Por lo general, las células con telómeros críticamente cortos entran en un estado en el que ya no pueden dividirse. Sin embargo, si este mecanismo falla, la división adicional puede dar como resultado inestabilidad genómica a través de fusiones cromosómicas no deseadas de ADN, que pueden dar lugar a neoplasias. La estrecha asociación entre el desgaste de los telómeros y la enfermedad ha sido establecida por una plétora de publicaciones científicas revisadas por pares. Ejemplos notables incluyen diabetes, enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, artritis, fibrosis pulmonar, enfermedades del SNC y, como se mencionó anteriormente, cáncer. En el campo de la oncología, los datos clínicos de los estudios de biología de los telómeros confirman la longitud de los telómeros como un biomarcador independiente para el pronóstico de muchos tipos de cáncer. Muchos de los estudios realizados hasta ahora son retrospectivos en su naturaleza, incluyen un pequeño número de muestras y utilizan metodologías altamente variables como la q-PCR. Se necesitan estudios grandes, longitudinales y prospectivos que utilicen una tecnología robusta capaz de informar la distribución completa de la longitud de los telómeros, incluida la cuantificación de los telómeros críticamente cortos, para validar la longitud de los telómeros con fines tanto de diagnóstico como de pronóstico. La Dra. Pilar Najarro, directora de operaciones de Life Length, dijo: «Miles de personas y numerosas empresas han estado utilizando nuestros servicios, y las cifras crecen día a día. La recepción de médicos y personas de todas las edades en todo el mundo es alentadora. La gente quiere saber qué tan bien están envejeciendo y podemos ofrecer un amplio biomarcador de salud celular y organismal que puede contribuir significativamente a los programas de medicina preventiva cuando se integran en la historia clínica del paciente «.   La tecnología más avanzada para el análisis de telómeros Life Length posee un arsenal completo de tecnologías de prueba de telómeros, con su insignia como TAT, la prueba de telómero más avanzada hoy en día y superior a todas las demás metodologías existentes. Mientras que otras pruebas simplemente estiman la longitud media de los telómeros, TAT mide los telómeros en cada uno de los cromosomas individualmente, proporcionando la longitud media y mediana de los telómeros, una distribución de histogramas completa de todos los telómeros y, lo que es más importante, el porcentaje de los críticamente cortos. De hecho, la acumulación de telómeros críticamente cortos es el indicador clave del riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la edad. Además, en el entorno clínico, solo se podría aplicar el uso de conjuntos completos de datos de biología de los telómeros para comprender el estado de salud del paciente y permitir una evaluación adecuada de los riesgos. La normalización de los datos obtenidos mediante esta tecnología altamente precisa y reproducible incorpora el uso de algoritmos y una extensa base de datos de referencia para proporcionar una estimación de la edad biológica de la persona probada. Además de TAT, otras tecnologías Life Length incluyen Q-TRAP, para la medición de la actividad de la telomerasa, y Telomapping® para analizar los telómeros en muestras de tejidos.   Una prueba universal para la prevención del cáncer En 2015, Life Length recibió fondos del Instrumento SME de Fase I del programa Horizon 2020 para su proyecto muy prometedor, ONCOCHECK. Durante 2016, el proyecto, tras un proceso de selección y evaluación altamente ompetitivo, recibió fondos de la Fase II para llevar a cabo estudios de validación clínica para la biología de los telómeros en oncología mediante el TAT. El objetivo del proyecto ONCOCHECK es demostrar el valor clínico de las mediciones de los telómeros para el pronóstico y la monitorización de prácticamente cualquier tipo de cáncer. Con base en … Leer más

Protege tus telómeros durante el verano

En los días soleados, incluso si no hace mucho calor, nos apetece tumbarse al sol para disfrutar de la sensación de bienestar y broncearse. Pero debemos hacernos algunas preguntas para asegurarnos de que disfrutar del sol proporciona beneficios para nuestra salud en lugar de riesgos. Algunos de los mayores riesgos conocidos son el melanoma y el envejecimiento de la piel, dos problemas directamente relacionados con la longitud de los telómeros. Para evitar estas consecuencias, debemos protegernos de la radiación solar … ¿pero realmente sabemos sobre qué tipo de radiación nos protegemos? Tres tipos de radiación llegan a la tierra: ultravioleta (UV), visible e infrarrojo. Solo deberíamos preocuparnos por la radiación UV porque es potencialmente carcinogénica. Este tipo de radiación puede ionizar átomos, excitar electrones y generar radicales libres que pueden modificar nuestro ADN y, por lo tanto, el ciclo celular. Dentro de la radiación UV hay tres tipos: UV-A, UV-B y UV-C. El último tiene la mayor cantidad de energía, y por lo tanto es el más peligroso, pero gracias al oxígeno y al ozono, no llega a la Tierra. UV-B es parcialmente absorbido por el ozono, pero algunos nos alcanzan. Aun así, casi toda la radiación UV que llega a la superficie de la tierra es UV-A. ¿Y qué efectos puede producir esta radiación? El UV-A penetra la dermis y la hipodermis acelerando el proceso de envejecimiento de la piel y puede causar cáncer de piel. Los UV-B solo penetran en la epidermis, pero sus efectos son acumulativos a lo largo de los años y está científicamente demostrado que causa el 90% de los melanomas, además de quemaduras y eritema solar. Ambos tipos de radiación también pueden dañar otras afecciones de la piel como la rosácea o el acné. Más específicamente, estos son daños que la radiación UV-A produce en nuestro organismo: Inducen la producción de especies reactivas de oxígeno que conducen al daño celular y tisular. Daño en el ADN. Aumentan los niveles de interleucinas 1 y 6 que tienen un alto poder inflamatorio. Se estimula la producción de colagenasa, que es responsable de la destrucción del colágeno. Reduce la formación de antioxidantes (necesaria para «rejuvenecer»). Crea más radicales libres a partir del cuerpo. Todos estos daños están directamente relacionados con el acortamiento de los telómeros y, por lo tanto, con el envejecimiento de la piel. Para evitar estas consecuencias de la exposición al sol, todo lo que tiene que hacer es seguir los consejos de los expertos: no usar el sol en las horas en que la radiación es más intensa (11h a 17h) y protegerse con protector solar. ¡Disfruta el verano de forma segura!

La depresión puede acortar sus telómeros

Un metaanálisis publicado este año en el Journal of Affective Disorders ha demostrado un vínculo sustancial entre la depresión y la longitud de los telómeros. Debido a que la degradación de los telómeros se correlaciona con una vida más corta, esta nueva investigación proporciona una posible respuesta biológica sobre por qué las personas con depresión tienden a tener mayores tasas de mortalidad: el estrés prolongado de la depresión puede acortar los telómeros y, a su vez, sus vidas. Los investigadores aplicaron pruebas estadísticas a 38 estudios existentes de individuos con y sin trastorno depresivo mayor que midieron la longitud de los telómeros de esos individuos. El metanálisis encontró que los sujetos con un diagnóstico de depresión tendían a tener telómeros más cortos que sus pares no deprimidos, a una tasa estadísticamente significativa. En el pasado, los estudios individuales de la depresión y la longitud de los telómeros han tenido resultados inconsistentes, posiblemente debido a sus pequeños tamaños de muestra. Sin embargo, los resultados de este nuevo metanálisis son más concluyentes. Estos resultados corroboran e van más allá de un metanálisis previo de datos similares, publicado en 2015, que también encontró una asociación negativa entre la depresión y la longitud de los telómeros. Sin embargo, el metanálisis más reciente ha ampliado el conjunto de datos del estudio anterior en un 39% y también ha tenido en cuenta nuevos factores que podrían afectar la longitud de los telómeros de los pacientes, como: la gravedad y duración de su depresión; condiciones comórbidas; de fumar; y la fuente de tejido de la que se extrajeron los telómeros. De estos factores, el segundo metanálisis encontró que solo la severidad de la depresión de los pacientes parecía influir en la longitud de sus telómeros, sugiriendo que el vínculo entre la longitud de los telómeros y la depresión no puede, por ejemplo, descartarse simplemente como un efecto de tasas de tabaquismo más altas pacientes deprimidos. Este metanálisis agrega depresión a la larga lista de trastornos y enfermedades que se correlacionan con telómeros más cortos, desde enfermedad cardiovascular hasta cáncer. El estudio abre la puerta a futuras investigaciones sobre si la relación entre el acortamiento de los telómeros y la depresión es de hecho causal, y dónde, en la línea de tiempo de la depresión, comienza el acortamiento de los telómeros. La longitud de los telómeros puede ser algún día útil para los médicos como una medida de la gravedad, y el mejor curso de tratamiento, de la depresión de un paciente.

La longitud de los telómeros y la dieta mediterránea: una historia de amor

¿Su dieta consiste en vegetales, frutas, nueces, legumbres y granos? ¿Qué hay de su aceite de oliva y pescado, o incluso ese vaso de vino tinto que se cuela en casa después de un largo día trabajando duro? Porque tal vez usted no lo sabía, pero con todas estas acciones y elecciones también está cuidando muy bien sus telómeros. Estos alimentos constituyen la base de la dieta mediterránea. En un estudio reciente publicado en el British Medical Journal, la dieta mediterránea se asoció significativamente con la longitud de los telómeros. Esto puede deberse a que los alimentos consumidos en esta dieta son ricos en antioxidantes y compuestos anti-inflamatorios. 4,700 enfermeras registradas, de 30-55 años participaron en el estudio. Las dietas de las enfermeras se calificaron en función de cuán cerca siguieron la dieta mediterránea y luego se analizó la evolución de la longitud de sus telómeros en la sangre. Las mujeres con puntuaciones de dieta más altas tenían una longitud de los telómeros más larga. Los telómeros más cortos a menudo se correlacionan con un mayor riesgo de enfermedades relacionadas con el envejecimiento. Esta parece ser una de las razones por las que los países donde se sigue principalmente la dieta mediterránea, como España, Italia y Grecia, también tienen algunas de las tasas más bajas de enfermedades cardíacas y una mayor esperanza de vida. Si desea descubrir más acerca de esta relación positiva, eche un vistazo al siguiente video de CNN donde el Dr. Sanjay Gupta analiza la importancia de los telómeros y la dieta mediterránea: «Eating a Mediterranean diet may be your key to living longer«.

Test de Telómeros: cómo obtener su kit TAT de Life Length

¿Está interesado en conocer su edad biológica y obtener una mejor comprensión de su proceso de envejecimiento? A continuación le explicaremos cómo puede realizar la prueba de análisis telómeros de Life Length. Si está interesado en pedir una prueba de análisis de telómeros, envíenos un correo electrónico a info@lifelength.com solicitando ponerse en contacto con un médico en su área que pueda ayudar a administrar la prueba. También puede optar por la opción de realizarla con uno de nuestros doctores. Nosotros nos pondremos en contacto con su médico personal (o si no tiene uno, el medico Life Length más conveniente de acuerdo a su lugar de residencia) y procederemos a enviarle un kit. Dentro del kit habrá una serie de formularios que usted y su médico deberán completar. El kit también incluye instrucciones para el médico sobre cómo se lleva a cabo la prueba. Esta consiste en una simple extracción de sangre, de tan sólo 10 ml, y para la que no es necesario estar en ayunas. Dentro del kit también estarán los códigos del cuestionario del paciente. Asegúrese de completar el cuestionario en línea, que puede encontrar aquí LifeLength-Questionnaire antes de que su médico envíe el kit completo para obtener su Informe de resultados de manera oportuna. Este cuestionario permite generar un Informe de resultados completamente personalizado, destacando recomendaciones específicas para mejorar y maximizar su salud. Estos puntos también ayudan a su médico a desarrollar un enfoque mucho más personalizado de su atención médica gracias a la información provista. Una vez que el Informe de resultados esté disponible, se carga en LifeLength – PhysicianPortal, donde su médico puede acceder al informe y analizar los resultados con usted. Este es todo el proceso para realizar su test y conocer su edad biológica con la tecnología de análisis de telómeros más precisa actualmente disponible para el público. Este nivel de precisión es el elemento que diferencia a Life Length y la razón por la cual nuestra prueba se realiza en una pequeña muestra de sangre, en lugar de usar saliva. Gracias por leernos, nos encantaría ser parte de su viaje llevando su salud al siguiente nivel! El equipo de Life Length.

Las cuatro causas principales del envejecimiento

En 2013, la revista Cell publicó un artículo sobre un estudio realizado por una cohorte de investigadores biomédicos europeos sobre el envejecimiento molecular y las enfermedades relacionadas con la edad. Definieron la edad como el daño al ADN a lo largo de la vida. El artículo describe los indicadores de edad molecular más importantes, la respuesta del cuerpo a estas causas y las fallas funcionales resultantes. Las 4 principales causas del envejecimiento según el equipo de investigación son: inestabilidad genómica, acortamiento de los telómeros, alteraciones epigenéticas y pérdida de proteostasis. La inestabilidad genómica se refiere a los defectos que se acumulan en los genes a lo largo del tiempo, por causas internas o externas. Las alteraciones epigenéticas son resultados de la exposición al medio ambiente. La pérdida de proteostasis tiene que ver con la incapacidad de eliminar las proteínas defectuosas que, como resultado, se acumulan y pueden causar enfermedades asociadas con la edad. En la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, las neuronas mueren porque la placa se forma a partir de una proteína que debería haberse eliminado mediante proteostatis. El siguiente paso sería intentar y aprender a controlar estas causas. Una estrategia terapéutica ya confirmada para haber tenido éxito en revertir el proceso de envejecimiento de los ratones es el alargamiento de los telómeros. «No podemos aspirar a la inmortalidad, sino a la posibilidad de hacer la vida un poco mejor para todos», concluye el Dr. López-Otin, uno de los principales colaboradores del estudio.

¿QUIERE MÁS INFORMACIÓN?

Para más información o consulta póngase en contacto con info@lifelength.com o deje sus datos en este formulario.

Comunicamos a nuestra apreciada comunidad de clientes que hemos tomado la difícil decisión de cerrar nuestra clínica de General Martínez Campos.

Sin embargo, queremos asegurar a nuestros clientes que Life Length continuará brindando sus servicios patentados de medición telomérica y ensayos de HealthTAV®, HealthOX y HealthNAD+ en más de 35 países. Asimismo, seguiremos colaborando estrechamente con médicos y clínicas comprometidos con la medicina personalizada, longevidad y envejecimiento saludable.

Es un verdadero privilegio y honor haber tenido la oportunidad de servir y asistir a decenas de miles de clientes que depositaron su confianza en nuestra clínica desde el inicio de la pandemia. Les expresamos nuestro profundo agradecimiento.

Cualquier duda o consulta que tengan, no duden en escribirnos a info@lifelength.com. Estamos aquí para ayudarles en todo lo que necesiten.

Forma parte de nuestro equipo

Para más información o consulta, deje sus datos en este formulario.

¿QUIERE MÁS INFORMACIÓN?

Para más información o consulta póngase en contacto con oncologydiagnostics@lifelength.com o deje sus datos en este formulario.

¿QUIERE MÁS INFORMACIÓN?

Para más información o consulta póngase en contacto con clinica@lifelength.com o deje sus datos en este formulario.

Nuestras pruebas

¿QUIERE MÁS INFORMACIÓN?

Para más información o consulta póngase en contacto con contractresearch@lifelength.com o deje sus datos en este formulario.