Search
Close this search box.

Efecto bucle en los telómeros activa cambios en la expresión génica

Un equipo de científicos del Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas descubrió recientemente un potencial mecanismo de bucle que involucra a los telómeros del ADN y su relación con el envejecimiento celular y el inicio de la enfermedad causada por la edad. Los investigadores encontraron que los telómeros forman bucles entre el ADN en diferentes cromosomas. Estos bucles pueden determinar qué genes se desactivan temprano en la vida y cuáles se activan más tarde en la vida. Cuando los telómeros son largos, tienen la capacidad de formar «bucles» con el cromosoma para alcanzar y afectar genes que anteriormente se consideraban fuera del alcance de la longitud normal de los telómeros. Al conectarse con secuencias de genes en el mismo cromosoma, los telómeros a veces pueden desactivar estos genes. Esto podría ser muy útil si hay una secuencia de genes causantes de problemas que necesita ser cerrada. Los telómeros con longitudes más cortas no tienen la capacidad de repetirse y afectar positivamente las secuencias génicas del cromosoma de esta manera. Estos hallazgos representan otra razón que muestra por qué es beneficioso mantener la longitud de los telómeros

Bienvenido al blog de Life Length!

¡Hola a todos y bienvenidos al nuevo blog de Life Length! Life Length es el proveedor de servicios líder a nivel mundial en la evaluación de la longitud de los telómeros, una ciencia que está íntimamente relacionada con la comprensión de la causalidad de las enfermedades relacionadas con la edad. El objetivo de este blog es proporcionar al público información sobre la prevención de enfermedades relacionadas con la edad, la identificación de factores de riesgo y nuevos hallazgos científicos sobre cómo vivir de forma más saludable y proteger sus telómeros. Queremos que los lectores puedan comprender lo que han hecho con sus cuerpos hasta el día de hoy. Si desea conocer su «edad biológica», tome la prueba de análisis de Telomere (TAT) en nuestro sitio web. Recuerde, si prueba más joven, puede comenzar la prevención más temprano.

Prevención y diagnóstico como primer paso en las terapias antienvejecimiento

Uno de los criterios de clasificación dentro de la medicina antienvejecimiento es el momento en que el individuo acude a la consulta del médico. La medicina preventiva propugna que el paciente tome medidas antes de la aparición de los primeros síntomas de las enfermedades relacionadas con la edad. Por otra parte, el enfoque tradicional se centra en curar esos síntomas una vez han aparecido. La medicina preventiva otorga gran importancia al diagnóstico y a las pruebas donde el médico puede evaluar cómo evoluciona su paciente. Igualmente, la prevención funciona como un primer peldaño de cada terapia antienvejecimiento. Reducir los factores de riesgo de las enfermedades relacionadas con la edad contribuye a disminuir las consecuencias del deterioro posterior y las células muestran fielmente la forma en que la gente envejece. Existen test diagnósticos que ofrecen a los médicos información sobre el estado biológico del paciente. Cuanto más sepa este, mejor podrá aconsejar y trazar un plan de lucha contra el envejecimiento. Las pruebas de diagnóstico se han convertido en el mejor indicador de nuestra evolución, porque los genes revelan cómo afectan los tratamientos antienvejecimiento a nuestro cuerpo y nuestra mente. Una terapia tendrá éxito solo si el doctor puede personalizarla, partiendo del historial clínico y los factores de riesgo particulares del paciente. En cualquiera de los casos, las medidas de prevención y diagnóstico permiten al doctor contar con datos científicos sobre la salud del paciente y su proceso de envejecimiento y facilitarán el tratamiento posterior, así como la fijación de un estilo de vida que evite o retrase las enfermedades relacionadas con la edad.

Celebrando el Día Internacional del ADN

Un artículo publicado el 25 de abril de 1953 en la revista Nature atrajo la atención de la comunidad científica internacional. James Watson, Francis Crick, Maurice Wilkins, Rosalind Franklin y varios compañeros habían descubierto la estructura del ADN en su forma característica de doble hélice. Este descubrimiento marcó un punto de inflexión en el campo de la genética. De hecho, Watson, Crick y Wilkins fueron premiados con el Nobel en Medicina de 1962. Desde ese momento en adelante, se lanzaron nuevas investigaciones para explorar las oportunidades y nuevos campos donde este hallazgo podía ser aplicado. Casi cuarenta años más tarde, el Senado de los Estados Unidos y su Cámara de Representantes declararon el 25 de abril como Día Nacional del ADN. Sin embargo, desde la primera edición ha sido el Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano quien dirige la organización del evento en el país. En los últimos años, la celebración se ha extendido por todo el mundo. La compañía china BIT ha organizado un congreso dedicado al Día del ADN, con ocho ediciones hasta ahora. En España, varios hospitales, instituciones públicas y empresas privadas, coordinadas por la Asociación Española de Genética Humana, organizan varias actividades para estudiantes, profesores y público en general cuyo objetivo es ofrecer una oportunidad de conocer los últimos avances en investigación genética y aprender cómo estos avances pueden impactar nuestras vidas. El día del ADN sirve como recordatorio de la importancia de la genética para nuestra salud. En nuestros genes, los médicos pueden hallar información valiosa para informarnos de los pasos que debemos dar para proteger nuestras células, tejidos y órganos. Caminando hacia una medicina centrada en el paciente, un conocimiento amplio permitirá a los profesionales personalizar tratamientos y terapias que mejores nuestra vida.

Longevidad saludable: nuevos objetivos para el sector de la salud

En los indicadores internacionales de salud, una de las medidas más empleadas para conocer la calidad de vida de un país es la esperanza de vida de sus ciudadanos. Se entiende que, si estos viven una media de años por encima de la media global, existen las condiciones necesarias para considerar que el servicio de salud es de calidad. Sin embargo, dado que ya hay quienes piensan que la esperanza de vida en los países desarrollados se está acercando al límite que puede alcanzar el ser humano, un nuevo concepto entra en escena: la longevidad saludable. A finales de los años ochenta, John W. Rowe y Robert L. Kahn utilizaron el término por primera vez en un artículo de la revista Science: “Un aumento revolucionario de la longevidad ya se ha producido. El próximo objetivo gerontológico debería ser uno correspondiente en la longevidad saludable, el mantenimiento de las funciones al 100% tanto como sea posible hasta el final de la vida”. Alinear ambas longevidades todavía es un reto por conseguir. La esperanza de vida con buena salud es otro indicador similar y complementario, porque cuantifica el tiempo en promedio que una persona vive con plenitud de facultades físicas y psicológicas. A medida que la longevidad saludable se convierte en clave del enfoque médico, se retrasa la aparición de patologías y crece la esperanza de vida con buena salud. Como afirmaban los gerontólogos americanos, esta concepción está cambiando la manera de percibir el envejecimiento, antes ligado a una imagen más negativa y de declive. La pregunta es: ¿se modificará también nuestra forma de tomar medidas preventivas y de tratar enfermedades?

La evolución de la industria del anti-envejecimiento

El aumento en la esperanza de vida de las sociedades desarrolladas está generando una revolución en la medicina, de manera que ya no se trata solo de encontrar cura a las enfermedades ligadas al envejecimiento, sino de prevenir y mantener la salud física el mayor tiempo posible. Tradicionalmente, la palabra antienvejecimiento se ha ligado a tratamientos de estética. Cremas antiarrugas, liftings, cirugía plástica, bótox, ácido hialurónico, peeling o relleno dérmico comprenden el vocabulario habitual de las clínicas de esta rama. Aunque todavía mantienen su fuerza y presencia por su rapidez y accesibilidad, sobre todo en países emergentes, comparten su mercado con una nueva competencia. En los países del primer mundo, pese a que esta tendencia se expande, coge fuerza el tipo de medicina que aboga por “prevenir” en lugar de poner el foco exclusivamente en “curar”. Dentro de este este campo, aparecen dos vertientes principales: la de las pruebas diagnósticas, las cuales ayudan a conocer en qué estadio de envejecimiento se encuentra nuestro cuerpo, y las terapias, que intentan corregir síntomas prematuros o rejuvenecer nuestro organismo. En general, las pruebas de diagnóstico actúan a nivel celular. El envejecimiento, antes de manifestarse exteriormente, tiene lugar en nuestro interior. De ahí que se rastreen los telómeros, las hormonas o el reloj biológico en busca de señales que indiquen si el paciente envejece según su edad y circunstancia vital o si el proceso se acelera. A corto plazo parecen indicativos más lentos que otros, pero son los más efectivos estableciendo comparaciones y progresos en el tiempo de las medidas tomadas para frenar o retrasar el envejecimiento. Entre las terapias de rejuvenecimiento más habituales, contamos con diversas técnicas, desde las procedentes de la medicina tradicional china, con la acupuntura o el Tai-Chi como los más populares, a otras que emplean diversos elementos base, como el ozono -ozonoterapia-, el suero -sueroterapia-, el láser -laserterapia-, el sistema nervioso -terapia neural-, las biorresonancias, etc. Una categoría singular la forman quienes ofrecen soluciones también a nivel celular, como las terapias orto moleculares o mitocondriales.

Longevidad: ¿cuándo entramos realmente en la tercera edad?

[fusion_builder_container type=»flex» hundred_percent=»no» equal_height_columns=»no» menu_anchor=»» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» class=»» id=»» background_color=»» background_image=»» background_position=»center center» background_repeat=»no-repeat» fade=»no» background_parallax=»none» parallax_speed=»0.3″ video_mp4=»» video_webm=»» video_ogv=»» video_url=»» video_aspect_ratio=»16:9″ video_loop=»yes» video_mute=»yes» overlay_color=»» video_preview_image=»» border_color=»» border_style=»solid» padding_top=»» padding_bottom=»» padding_left=»» padding_right=»»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ layout=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_color=»» border_style=»solid» border_position=»all» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding_top=»» padding_right=»» padding_bottom=»» padding_left=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» center_content=»no» last=»true» min_height=»» hover_type=»none» link=»» border_sizes_top=»» border_sizes_bottom=»» border_sizes_left=»» border_sizes_right=»» first=»true»][fusion_text]A medida que mejoran las condiciones de salud y los factores asociados a ella, se alarga la esperanza de vida de la población mundial de forma notoria. Actualmente se acerca a los 70 años de media tras haberse doblado a lo largo del siglo XX y se calcula que avanza a un ritmo de cinco horas al día. Lógicamente, este promedio alberga ciertas diferencias, según la región de referencia y la situación socioeconómica de sus habitantes:     Al aumento de la longevidad se le une un retraso del momento en que se comienza a envejecer. No todos los individuos envejecen de igual manera, por lo que el comienzo de la senectud tampoco se debe generalizar. El indicador que mejor identifica el estado real del cuerpo y el grado de envejecimiento es la edad biológica, definida en gran medida por la longitud telomérica. Sobre la cronológica no podemos actuar, pero sobre la biológica sí podemos tomar decisiones que influyan en ella. No se trata tanto de cuánto vivimos, sino de qué calidad de vida buscamos en ese último tramo. Unido a la mayor preocupación por la salud, se ha producido un desarrollo notable de la medicina preventiva en los últimos años. La combinación  de una nutrición adecuada,  ejercicio físico frecuente y hábitos saludables como la restricción del tabaco y del exceso de alcohol, así como del estrés, retrasa de forma efectiva nuestra entrada en la tercera edad. Dicho de otro modo, nuestro cuerpo y nuestra mente reflejan el envejecimiento en menor grado y más tarde de lo que nuestra edad cronológica dicta. Si en ese ‘algoritmo de la longevidad’, unas costumbres saludables juegan un rol esencial, la genética también forma parte de la ecuación. Como consecuencia, el proceso de envejecimiento se mide especialmente bien estudiando la evolución de los biomarcadores, como los telómeros. El Proyecto Frailomic, en el que participa Life Length, usa varios biomarcadores para identificar los factores que transforman la fragilidad ligada al envejecimiento en discapacidad. [/fusion_text][fusion_imageframe image_id=»» aspect_ratio=»» custom_aspect_ratio=»100″ aspect_ratio_position=»» skip_lazy_load=»» lightbox=»no» gallery_id=»» lightbox_image=»» lightbox_image_id=»» alt=»» link=»» linktarget=»_self» hide_on_mobile=»small-visibility,medium-visibility,large-visibility» sticky_display=»normal,sticky» class=»» id=»» max_width=»» sticky_max_width=»» align_medium=»none» align_small=»none» align=»none» mask=»» custom_mask=»» mask_size=»» mask_custom_size=»» mask_position=»» mask_custom_position=»» mask_repeat=»» style_type=»» blur=»» stylecolor=»» hue=»» saturation=»» lightness=»» alpha=»» hover_type=»none» margin_top_medium=»» margin_right_medium=»» margin_bottom_medium=»» margin_left_medium=»» margin_top_small=»» margin_right_small=»» margin_bottom_small=»» margin_left_small=»» margin_top=»» margin_right=»» margin_bottom=»» margin_left=»» bordersize=»» bordercolor=»» borderradius=»» caption_style=»off» caption_align_medium=»none» caption_align_small=»none» caption_align=»none» caption_title_medium=»» caption_title_small=»» caption_title=»» caption_text=»» caption_title_tag=»2″ fusion_font_family_caption_title_font=»» fusion_font_variant_caption_title_font=»» caption_title_size=»» caption_title_line_height=»» caption_title_letter_spacing=»» caption_title_transform=»» caption_title_color=»» caption_background_color=»» fusion_font_family_caption_text_font=»» fusion_font_variant_caption_text_font=»» caption_text_size=»» caption_text_line_height=»» caption_text_letter_spacing=»» caption_text_transform=»» caption_text_color=»» caption_border_color=»» caption_overlay_color=»» caption_margin_top=»» caption_margin_right=»» caption_margin_bottom=»» caption_margin_left=»» animation_type=»» animation_direction=»left» animation_speed=»0.3″ animation_offset=»» filter_hue=»0″ filter_saturation=»100″ filter_brightness=»100″ filter_contrast=»100″ filter_invert=»0″ filter_sepia=»0″ filter_opacity=»100″ filter_blur=»0″ filter_hue_hover=»0″ filter_saturation_hover=»100″ filter_brightness_hover=»100″ filter_contrast_hover=»100″ filter_invert_hover=»0″ filter_sepia_hover=»0″ filter_opacity_hover=»100″ filter_blur_hover=»0″ /][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact info@lifelength.com or leave your details on this form.

We inform our valued customer community that we have made the difficult decision to close our General Martinez Campos clinic.

However, we want to assure our customers that Life Length will continue to provide its proprietary telomere measurement services and HealthTAV®, HealthOX and HealthNAD+ assays in more than 35 countries. We will also continue to work closely with physicians and clinics committed to personalised medicine, longevity and healthy ageing.

It is a true privilege and honour to have had the opportunity to serve and assist tens of thousands of clients who have placed their trust in our clinic since the beginning of the pandemic. We express our deepest appreciation.

If you have any questions or queries, please do not hesitate to write to us at info@lifelength.com. We are here to help you in any way we can.

Be part of our team

For further information or enquiries, please leave your details on this form.

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact oncologydiagnostics@lifelength.com or leave your details on this form.

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact clinica@lifelength.com or leave your details on this form.

Our tests

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact contractresearch@lifelength.com or leave your details on this form.