Search
Close this search box.

6 maneras de fortalecer tu sistema inmune

El sistema inmunitario o inmune es un conjunto de células, tejidos y órganos cuya función principal es proteger protegernos de agentes infecciosos. Gracias a él nuestro organismo combate enfermedades que se producen cuando las células infecciosas se reproducen en nuestro cuerpo.   El sistema inmunitario va evolucionando a lo largo de la vida de las personas y tiende a deteriorarse con la vejez. Resulta evidente que un niño aguanta mejor un resfriado que su abuela, ya que presenta síntomas más leves y se recupera de manera mucho más rápida. Sin embargo, la pérdida de eficacia del sistema inmune se refleja también en otros aspectos que pueden parecer menos obvios. Por ejemplo, las vacunas se vuelven menos eficaces, ya que la reacción de nuestro cuerpo frente a ellas es menos rápida e intensa. Además, con el avance de la edad incrementa el riesgo de desarrollar enfermedades autoinmunes, que son el resultado del ataque por parte de nuestro sistema inmune a células que están sanas. Pero también se puede dar el caso contrario, que el sistema inmune se vuelva incapaz de detectar células corruptas o imperfectas, elevando el riesgo de padecer cáncer.  Pero ni la vejez es el fin ni la juventud la panacea, por eso en Life Length te enseñamos 6 maneras de fortalecer tu sistema inmune:    1. Lleva una buena alimentación Sí, la alimentación es uno de los pilares del correcto funcionamiento de nuestro organismo a nivel general. También desempeña un papel capital para el sistema inmune concretamente, que es el que nos concierne en este blog.  Por un lado, una dieta pobre en calorías (por debajo de 1200 kcal diarias) puede disminuir la función inmunológica. Por otro lado, las dietas altas en grasa hacen que nuestro sistema inmune pierda efectividad. Pero no todo se resume en grasas y calorías, también hay que tener compuestos y vitaminas como la C (diferentes frutas como la naranja, el pomelo o las fresas) o la E (nueces, espinacas o aceite de girasol, entre otros). Mantener una dieta equilibrada le permite a nuestro sistema inmunitario actuar de manera óptima.    2. Consume probióticos de manera responsable ¿Qué son los famosos probióticos? Se trata de microorganismos cuyo consumo puede favorecer el correcto funcionamiento de nuestros sistemas digestivo e inmune. Sí, por sorprendente que parezca, hay que ingerirlos vivos. Estos microbios ayudan al sistema inmune disputando los nutrientes con otros organismos nocivos, impidiendo que células malignas se adhieran a las paredes intestinal y excitando el sistema inmunitario para que se mantenga más activo. La manera de incorporar probióticos a nuestra dieta es consumiendo yogures y otros fermentados cuyas células sobrevivan en nuestro organismo. No obstante, también es posible introducirlos en nuestro cuerpo en forma de pastillas.   3. Libérate del estrés y la ansiedad En Life Length no nos cansamos de hablar de la importancia de la salud mental como uno de los pilares de la salud y el bienestar en general. El estrés crónico mantiene deprimido nuestro sistema inmunológico y, por tanto, nos hace vulnerables frente a agentes infecciosos. Por tanto, llevar a cabo actividades que nos desestresen como la meditación, el ejercicio o cualquier actividad que nos permita liberar estrés mantendrá nuestras defensas en guardia.    4. Realizar actividad física moderada Como ocurre con todo, tanto el exceso como el defecto de algo es perjudicial. Llevar a cabo ejercicio moderado de forma aeróbica refuerza el sistema inmunitario, manteniéndolo estimulado.  Esto se debe a que la sangre circula a mayor velocidad por el cuerpo, permitiendo que las células que viajan por ella identifiquen y actúen más rápidamente a células nocivas. Además, el ligero aumento de las temperaturas durante la práctica deportiva impide a algunos patógenos reproducirse. Y no podemos olvidar que realizar actividades físicas ayuda a liberar estrés que, como ya hemos visto, resulta perjudicial para nuestro sistema inmunológico.    5. Evita el aire contaminado Las grandes ciudades desarrolladas se encuentran masificadas, por ellas circulan miles de medios de transporte con emisiones contaminantes, fábricas y hogares que forman verdaderos nidos de residuos líquidos, sólidos y gaseosos. Los que más afectan a la salud de las personas que habitan estos núcleos de población son los que se encuentran en estado gaseoso. Este tipo de contaminación favorece la aparición de diversas enfermedades respiratorias, cardiovasculares, de infertilidad e incluso psicológicas. Cuando de manera prolongada nuestro organismo se expone ante el aire contaminado, nuestras células pueden perder su capacidad reactiva ante el entorno, haciéndonos vulnerables frente a los compuestos nocivos ante los que estamos habitualmente expuestos. Así que trata de viajar, de escapar de las grandes ciudades y evita en la medida de lo posible el aire contaminado    6. Disfruta de un descanso de calidad Descansar es la actividad que menos esfuerzo cuesta y mejores resultados le proporciona a nuestro sistema inmune. Carecer de un sueño de calidad impide que nuestro cuerpo regenere las lesiones que sufre diariamente, mantiene el sistema inmune deprimido y encima nos hace más susceptibles al estrés, con todo lo que conlleva. Así que, si eres de esos a los que se les va la hora para irse a dormir, solo tienes que ponerte dos alarmas: la de despertarte y la de irte a dormir.  Teniendo en cuenta estos 6 factores, tu sistema inmunitario debería ser una fortaleza inexpugnable. No te aseguramos que sea la panacea contra el resfriado que pilla toda la oficina, pero estamos seguros de que te va a ayudar a sufrirlo menos y durante menos tiempo.    Enlaces:   https://www.clinicasanfelipe.com/articulos/fortalecer-tu-sistema-inmunologico-siguiendo-estas-recomendaciones#:~:text=Alimentos%20que%20fortalecen%20el%20sistema%20inmune&text=Consumir%20alimentos%20ricos%20en%20vitamina,para%20nuestro%20sistema%20de%20defensas.  https://www.arkopharma.com/es-ES/como-reforzar-tu-sistema-inmunologico-de-forma-natural  https://www.salud.mapfre.es/cuerpo-y-mente/habitos-saludables/como-fortalecer-nuestro-sistema-inmunologico/  https://www.lavanguardia.com/comer/tendencias/20200311/474044798763/comidas-alimentos-inmunes-enfermedades-defensas.html  https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=the-immune-system-90-P04768  https://medlineplus.gov/spanish/immunesystemanddisorders.html  https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/004008.htm  https://seom.org/seomcms/images/stories/recursos/infopublico/publicaciones/soporteNutricional/pdf/cap_01.pdf  https://www.sanitas.es/sanitas/seguros/es/particulares/biblioteca-de-salud/dieta-alimentacion/nutricion-familiar/san005000wr.html  https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-inmunonutricion-probioticos-prebioticos-simbioticos-X0212047X11247515 

¿Cómo son los distintos sistemas de salud del mundo?

Desde el comienzo de los tiempos, todos los animales nos hemos visto asediados por distintos tipos de enfermedades a los que hemos ido haciendo frente de manera natural y con la ayuda de nuestro sistema inmune. Por este motivo la tasa de mortalidad  ha sido relativamente alta en humanos a lo largo de la historia, y sigue siéndolo en otros animales.  Con el paso del tiempo y el crecimiento exponencial de la población humana, las personas tendieron a concentrarse cada vez más en núcleos urbanos, lo que favoreció a que muchas enfermedades consiguieran multiplicarse a grandes pasos.  La llegada de la medicina moderna y a mejora en los hábitos de higiene, permitió que las enfermedades se comenzaran a controlar  mejor, aunque todavía muchas de ellas siguen escapando a nuestro control, como es el ejemplo de la COVID.  Lo que ha ayudado enormemente a que mejoremos nuestra calidad y esperanza de vida, sin la menor duda, es la implantación de sistemas de salud nacionales, que nos permiten una mucha mejor organización y rápida respuesta ante las enfermedades.    ¿Qué es y qué actores tiene un sistema de salud sanitario?   Tobar (2016), defines national health systems as a set of components (institutions, resources, organizations…) and their relationships organized and coordinated to develop activities to achieve certain objectives in the field of health. Thus, a health system is a profoundly complex and abstract organism involving the State, health professionals, patients and, depending on the model, other private organizations providing services and products. This, perhaps, does not help much to clarify the term, but what we must be clear about is that a health system must be aimed at providing an organized response to the health problems of a given population.     ¿Qué tipos de sistemas de salud existen?   Según el tipo de modelo, podemos diferenciar 3 clases (UAM, 2011):  Modelo Liberal o modelo de libre mercado: es el que impera en EE. UU. La salud es considerada como un “bien de consumo” y se rige conforme a las leyes de la oferta y la demanda. Modelo Socialista: El modelo “puro” solo se ha producido en los países comunistas; solo quedan ejemplos como Cuba y Corea del Norte. En este modelo, la sanidad es universal y accesible para todos, financiada por el Estado, aunque su excesiva rigidez y burocracia hacen su acceso especialmente complicado.   Modelo Mixto: La financiación es mayoritariamente pública y financiada por impuestos, pero tiene una parte de participación privada en aquellos servicios demandados directamente por los ciudadanos.  De este último modelo han ido surgiendo otros modelos con características históricas y sociales propias de cada región, sobre todo en países latinoamericanos, y entre ellos están el Modelo Segmentado, el Contrato Público y el Pluralismo Estructurado (PiPP, 2011).    ¿Qué modelos podemos reconocer en los diferentes países del mundo?   En Europa existen dos tipos de sistemas de salud, el modelo Beveridge y el modelo Bismark, ambos categorizados dentro de un modelo mixto (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e igualdad, 2014).  Modelo Beveridge: en este tipo de sistema de salud se da una financiación por impuestos que se basa el principio de quien más tiene, más paga y el resto de la recaudación pivota fundamentalmente sobre el impuesto sobre el valor añadido, aunque alguna financiación se obtendría de los gravámenes sobre hidrocarburos, alcohol, electricidad o tabaco. En la UE, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Italia, Portugal, Suecia y España siguen este modelo. También lo emplea Reino Unido con el NHS (National Health Service), un referente a nivel mundial que se creó en 1984 inspirándose en el Informe Beveridge.  Modelo Bismarck: este tipo de sistema de seguridad social con origen en el año 1881 en Alemania, tiene una financiación por cotizaciones sociales obligatorias. Las cuotas son de obligado pago por las empresas y los trabajadores, siendo esta su principal fuente de financiación, aunque también los impuestos generales tienen un papel importante al financiar las primas de los sectores más desfavorecidos y sin cobertura.  Ambos modelos tienen coberturas del 100% -o muy cercanas al 100%-, pero los medicamentos usados en la atención ambulatoria son de copago, ya sea fijo o por tasas de co-seguro.  En Estados Unidos, sin embargo, y a pesar de ser uno de los países con mayor riqueza y como veíamos previamente, no tiene un sistema de salud con cobertura sanitaria universal, sino que su sistema se basa en el libre mercado, donde la sanidad está gestionada por empresas privadas y las compañías de seguro que se apoyan en las redes del gobierno (López et al. 2021).  Allí cuentan con dos tipos de seguros: gestionados y directos. Siendo el primero más barato y con menor número de centros y hospitales a los que se puede acudir, en comparación con los directos.  Además, existe una “asistencia sanitaria pública” dentro del programa Medicare destinado a veteranos de más de 65 años. Estos cuentan con 60 días de asistencia hospitalaria gratuita, pero deberán pagar cerca del 20% de las facturas junto a una cuota mensual.  Para las personas sin recursos o sin trabajo está el programa Medicaid. Por último, State Children’s Health Insurance Program es un programa que ofrece cobertura sanitaria a menores de edad cuyas familias no cumplen los requisitos de acceso a Medicaid pero no pueden afrontar el costo de un seguro privado.  En Japón también cuentan con un sistema de salud universal, considerado por algunos el mejor sistema sanitario en el mundo. Este atiende a sus ciudadanos con dos programas diferentes, el Sistema de Seguro de Salud Estatuario (SHIS) que cubre al 98,3% de la población y el Programa de Asistencia Social Pública que cubre a las personas de bajos recursos (el 1,7% restante) (Araujo, 2021).    ¿Qué cobertura por sanidad universal hay en el mundo? ¿Cuál es el objetivo?   Hoy en día y como hemos ido viendo, no todos los países tienen un sistema sanitario universal.  Hemos visto los casos de algunos de los países más desarrollados del mundo, pero la realidad es que cerca de la mitad de la población mundial carece de acceso integral a los servicios de salud básicos, además, aproximadamente un 12% de la … Read more

Anticuerpos, vacunas y COVID

Desde el comienzo de la pandemia se ha hablado largo y tendido sobre las vacunas, su eficacia, los anticuerpos que se generaban tras ponerla y tras pasar la COVID y cuánto nos iba a durar su protección frente al virus.   Las vacunas contra SARS-CoV-2 han resultado ser efectivas en la prevención de muerte por cuadro severo de síndrome respiratorio provocado por la COVID, además de reducir la incidencia de la infección asintomática.   Y aunque en un principio las vacunas sugerían protección sostenida en el tiempo, es ampliamente conocido que la inmunidad humoral no es eterna, lo que no sabíamos es exactamente cuánto tiempo medio iban a durarnos los anticuerpos en el cuerpo una vez hemos pasado la enfermedad o nos hemos vacunado.  Para ello, había que esperar a que pasara el tiempo y hacer un seguimiento del estado de estos anticuerpos.   Esto fue lo que hizo un grupo de investigación del Centro Médico Beth Israel Deaconess con 61 participantes vacunados con las vacunas de Moderna, Pfizer o Janssen.  Tras esta investigación, se descubrió que entre la 2ª y 4ª semana se alcanzaba el máximo de inmunidad ante el virus del SARS-CoV-2, causante de la COVID, en las vacunas basadas en mRNA (Pfizer y Moderna) y que los anticuerpos producidos ante estas vacunas, bajaban a partir del 6º mes y que al 8º esta bajada era aún mayor.   Además, se encontró en general más respuesta por anticuerpos en los vacunados con la vacuna de Pfizer que en los vacunados con Moderna.  La vacuna de Janssen, basada en un vector vírico en vez de en mRNA, de primeras inducía una respuesta por anticuerpos menor a la de las otras dos vacunas, pero, sin embargo, la titulación de anticuerpos era más sostenida en el tiempo, manteniéndose relativamente estable 6 meses después.  En otro estudio realizado por Cohn et al. (2021) en 780.225 veteranos estadounidenses (mayores de 65 años) de febrero a octubre de 2021, se vio que la efectividad de las vacunas frente a la infección por SARS-CoV-2 se redujo abruptamente en esos meses desde el 87,9% al 48,1% en las vacunas Pfizer y Moderna. En el caso de la vacuna de Janssen esta efectividad frente a la infección bajó aún más, hasta un 13,1%.  Respecto a la efectividad de la vacuna como protección ante muerte por SARS-CoV-2, en verano de 2021, con el auge de la variante Delta en EE.UU., se vio ya una reducción de su protección en los veteranos, lo que tiene varias explicaciones:   Por un lado, si bien los estudios realizados sobre las variantes y la protección que ejercían ante ellas las 3 vacunas (Pfizer, Moderna y Janssen), indicaban que era relativamente alta para muchas de las variantes que han ido surgiendo desde que el virus entró en nuestras vidas, también nos decían que no conseguían protegernos tanto como lo hacían ante el virus original.  Por otro lado, debemos tener en cuenta que los sistemas inmunes de las personas mayores suelen ser menos eficientes y más lentos; está comprobado que con la edad los niveles de anticuerpos bajan al reducirse el número de linfocitos B que actúan en la respuesta inmunitaria.  Por último, entra en juego esa bajada de anticuerpos que se produce naturalmente en todas las personas con el paso de los meses y que hemos mencionado al comienzo a través del estudio del Centro Médico Beth Israel Deaconess.  Y por si necesitábamos más pruebas de que la protección de las vacunas se reduce con los meses, solo hay que mirar a lo que ha pasado en otros países, como en el caso de Israel, que en mitad de junio sufrió un aumento de casos producidos por la variante Delta.   Ante este despunte y con un alto número de población vacunada, las autoridades israelíes en ese momento decidieron proporcionar una nueva dosis de vacuna Pfizer en julio a aquellas personas mayores de 60 años y en agosto a las mayores de 50, lo que ha hecho que disminuyan los casos de infección y de cuadros severos en las personas con una dosis más.  Estos meses, Israel ha estado (y continua) vacunando al resto de su población con otra dosis, incluso se ha permitido en octubre de 2021, tras la aprobación de un panel de expertos de la FDA (Food & Drugs Administration), la vacunación a los niños entre 5 y 11 años con la vacuna Pfizer.  El caso de Israel ha servido como precedente para que otros países hayan tomado la decisión de seguir sus pasos y administrar nuevas dosis de recuerdo meses más tarde de la vacunación.  En España, por ejemplo, esta nueva campaña de vacunación empezó a finales de octubre del 2021 para las personas de más de 70 años y las personas con una inmunodepresión severa. Se administra en conjunto con la campaña de la gripe.  Se espera que poco a poco se vaya después administrando una tercera dosis al resto de la población.  Desde Life Length, os recordamos que, aunque la vacuna reduce la posibilidad de enfermedad grave y muerte, no evita al 100% el contagio, por lo que debemos seguir con las medidas de seguridad e higiene y realizarnos una prueba COVID ante la duda.  Si aún eres de los que no te has vacunado, hacemos un llamamiento a la responsabilidad social y a la razón; vacúnate para que el virus no siga propagándose tan fácilmente y para proteger a aquellos que, por sus condiciones de salud, no tienen la suerte de poder hacerlo.  Si te vacunas no solo te proteges tú, nos proteges a todos.  Referencias:  https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2115596?query=featured_home  https://www.vacunacovid.gob.es/arnm-proteinas-adenovirus-como-actua-y-en-que-se-diferencia-cada-tipo-de-vacuna  https://www.vacunacovid.gob.es/preguntas-y-respuestas/que-debo-saber-sobre-la-vacuna-de-janssen-frente-al-covid-19  https://sevilla.abc.es/andalucia/sevi-anticuerpos-vacunas-covid-pfizer-y-moderna-disminuyen-bruscamente-tras-sexto-202110201319_noticia.html?ref=https%3A%2F%2Fsevilla.abc.es%2Fandalucia%2Fsevi-anticuerpos-vacunas-covid-pfizer-y-moderna-disminuyen-bruscamente-tras-sexto-202110201319_noticia.html  https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/004008.htm  https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2021/11/12/618e542721efa0a66c8b456e.html  https://www.science.org/doi/10.1126/science.abm0620  https://www.dw.com/es/la-exitosa-estrategia-de-vacunas-de-refuerzo-de-israel/a-59794528  https://elpais.com/sociedad/2021-10-21/guia-para-no-perderse-con-la-tercera-dosis-de-la-vacuna-quien-como-y-cuando-debe-recibirla.html 

Los beneficios del aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los pilares sobre los que se cimenta la dieta mediterránea, ya que se trata de la grasa de adición más empleada en ella. Es decir, se utiliza para condimentar, aliñar y cocinar la mayoría de los alimentos que constituyen dicha dieta, que está considerada por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esto se debe, entre otras cosas, a los múltiples beneficios que tiene. En Life Length te los contamos a continuación:    FORTALECE EL SISTEMA INMUNITARIO  El sistema inmunitario es el encargado de proteger nuestro organismo de patógenos externos. Los linfocitos T representan una de las acciones de nuestro sistema inmunitario. Se ha demostrado que la función de los linfocitos T se puede ver potenciada por el consumo regular de aceite de oliva.  Resultan especialmente relevantes debido a la situación de pandemia global, ya que la presencia de linfocitos T específicos es indicativa de que la persona presenta inmunidad frente al virus SARS-CoV-2. En Life Length hemos incorporado recientemente a nuestro catálogo de pruebas el “Test de Inmunidad Celular COVID basado en la técnica ELISPOT”, que analiza los linfocitos T para determinar la inmunidad celular de una persona frente a la covid-19.    FAVORECE EL PROCESO DE DIGESTIÓN  El consumo de aceite de oliva tiene diferentes beneficios relacionados con el proceso digestivo. En primer lugar, reduce la acidez gástrica. Esto se debe a que genera una película protectora en el estómago que impide que los ácidos entren en contacto con las paredes de dicho órgano. En segundo lugar, facilita la absorción de nutrientes, haciendo más eficaz el proceso digestivo. Por último, tiene un efecto saciante que evita que comamos más de lo que deberíamos y el malestar que conlleva una digestión pesada.    ES UNA VÍA PARA ADELGAZAR  Como siempre, todo tiene su matiz. Hay que dejar claro que el consumo de aceite de oliva ha de ser siempre moderado para que resulte beneficioso para la salud. El aceite de oliva contiene un derivado del ácido oleico que acelera el metabolismo. Cuanto más rápido es el metabolismo, más demanda energética genera. Así quemamos más calorías y evitamos que algunos compuestos se terminen convirtiendo en grasa. Esto no lo convierte en una solución milagrosa, así que la dieta debe complementarse con diferentes hábitos que favorecen el adelgazamiento.    AYUDA A ACABAR CON ALGUNAS PIEDRAS EN EL ORGANISMO  Es habitual escuchar hablar de piedras en los riñones. Estas son las más famosas, pero existen otro tipo de piedras (o cálculos) conocidos como cálculos biliares. Estos se forman cuando la bilis se solidifica y acumula, llegando a exigir la extirpación por cirugía de la vesícula biliar si se manifiestan síntomas. El aceite de oliva activa la vesícula biliar. Esta es la encargada de contener la bilis generada por el hígado y ayudar en el proceso de digestión. Por esta razón, al activarse este órgano se facilita la disolución y como consecuencia la eliminación de las piedras.    PREVIENE ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES  El aceite de oliva virgen extra contiene diversos antioxidantes y vitaminas que, con un consumo diario moderado, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares. Una de las razones es que reduce los niveles de colesterol malo (LDL) y, al mismo tiempo, incrementa los de colesterol bueno (HDL). Cantidades elevadas de colesterol alto terminan haciendo que se acumule grasa en las arterias. Cuando las arterias se encuentran demasiado obstruidas pueden no conducir sangre suficiente hacia los órganos o romperse, desembocando en enfermedades cardiovasculares como un ataque al corazón o un derrame cerebrovascular.     RETARDA EL ENVEJECIMIENTO DERMATOLÓGICO  Como ya hemos mencionado, el aceite de oliva contiene diferentes antioxidantes y vitaminas que ayudan a frenar el deterioro de la piel y facilitan su cicatrización. La ingesta regular de aceite de oliva virgen extra ralentiza el envejecimiento, pero la aplicación sobre la piel también tiene propiedades beneficiosas: nutre e hidrata. Evidentemente, tras la aplicación hay que permitir que nuestra piel reaccione con el aceite y retirarlo posteriormente. Ten en cuenta que antes de utilizarlo como bálsamo es recomendable acudir a un dermatólogo.   REDUCE LOS EFECTOS DE LA RESACA  En este apartado vamos a ser claros: el método más eficaz para evitar la resaca es la abstinencia. Ahora bien, si tu consumo de alcohol ha superado la moderación, el aceite de oliva puede convertirse en un aliado muy interesante. La tradición popular siempre ha relacionado este líquido con el alivio o incluso el remedio de la resaca, pero lo interesante es que existe una explicación científica para estas afirmaciones. Cuando ingerimos aceite de oliva en ayunas, éste forma una película que cubre las paredes del estómago. De esta manera, se evita que el alcohol entre en contacto con las paredes estomacales y produzca el malestar propio de la resaca. Por esta misma razón disminuye la absorción de alcohol por parte de nuestro organismo.    Como puedes observar, no recibe el apodo de oro líquido por casualidad. El aceite de oliva tiene valiosas propiedades que ayudan a mantener una buena salud, aunque ya sabes lo que se dice: la salud no tiene precio.    Enlaces:  https://fundaciondelcorazon.com/blog-impulso-vital/2141-beneficios-del-aceite-de-oliva-nuevos-datos.html   https://psicologiaymente.com/nutricion/beneficios-propiedades-aceite-de-oliva   https://www.aceiteretamar.es/razones-para-tomar-una-cucharadita-diaria-de-aceite-de-oliva-virgen-extra-en-ayunas/   https://www.aceitesposito.es/blog/beneficios-del-aceite-de-oliva-virgen-extra/   https://www.aceitedelasvaldesas.com/faq/propiedades-composicion-aceite-oliva/propiedades-del-aceite-de-oliva/   https://mejorconsalud.as.com/10-sorprendentes-beneficios-del-aceite-oliva-extra-virgen/   https://www.uco.es/servicios/comunicacion/actualidad/item/73612-aceite  

Resolvemos 7 dudas del Test de Inmunidad Celular COVID

1- ¿Qué significa, qué es y en qué consiste un Test de Inmunidad COVID (ELISPOT)? El Test de Inmunidad Celular COVID se realiza a través de la prueba ELISPOT. Esta prueba está basada en la inmunoadsorción ligada a enzima (ELISA) y diseñada para el estudio de la respuesta inmune celular. En Life Length medimos esa respuesta inmune celular detectando dos tipos de citoquinas. Las citoquinas son pequeñas proteínas cruciales para controlar el crecimiento y la actividad de otras células del sistema inmune (linfocitos T), lo que provoca que se amplifique la respuesta. Las dos citoquinas que cuantificamos en Life Length son: El interferón-gamma (IFN-γ): es una citoquina que participa en múltiples procesos y en distintos puntos de la activación del sistema inmune, lo que hace que sea imprescindible en la respuesta a patógenos, especialmente a los virus. Es secretado principalmente por los linfocitos T activados y las células Natural Killer (NK). La Interleuquina 2 (IL-2): esta citoquina induce la proliferación y la activación de otras células de la inmunidad, poniéndose en marcha una respuesta eficaz frente a patógenos. Además, es esencial en la diferenciación de los linfocitos T de memoria, ayudando al organismo a responder de forma rápida cuando entra de nuevo en contacto con un determinado antígeno. Es secretada por linfocitos T activados, las células NK y células dendríticas.   2- ¿Qué es la inmunidad celular? ¿Y la humoral? Existen dos tipos de inmunidad frente a patógenos en nuestro organismo; la innata (natural) y la adaptativa (adquirida). La respuesta innata es la que se produce de forma rápida e inespecífica. Además, esta no aumenta con la exposición al patógeno. Es una primera barrera en nuestro organismo entre las que se encuentran: las barreras físicas como la piel o las mucosas, las químicas como el pH de los fluidos, lípidos, las bioquímicas como las enzimas o las proteínas de fase aguda y celulares como los macrófagos, las células dendríticas o las células NK (todos ellos son diferentes tipos de linfocitos), entre otros. La respuesta adaptativa es aquella más lenta, mucho más específica, y que sí aumenta con la exposición al patógeno. Esta respuesta está mediada por linfocitos T y B. Dentro de la respuesta inmune adaptativa, también se pueden diferenciar dos tipos: La inmunidad humoral actúa contra patógenos extracelulares a través de los linfocitos B, que, al toparse con ellos, se transforman en células plasmáticas productoras de anticuerpos. Una vez pasada la enfermedad, lo más probable es que desarrollemos linfocitos B memoria y que la próxima vez que entremos en contacto con el virus la respuesta ante él sea más rápida. La inmunidad celular está principalmente especializada en luchar contra patógenos intracelulares (como los virus). Los macrófagos, las células NK y las células dendríticas* entran en contacto con el patógeno, producen antígenos y se los presentan a otras clases de linfocitos T, principalmente a los citotóxicos y a los cooperadores. Estos linfocitos T cooperadores se encargan de activar otras células inmunitarias mediante la secreción de citoquinas y de más antígenos. Al pasar la enfermedad, se habrán diferenciado algunos linfocitos T en linfocitos T memoria, que, al igual que los linfocitos B memoria, gestionarán una respuesta inmune más rápida la próxima vez que se entre en contacto con el patógeno.   3- ¿Qué diferencia hay con la prueba ELISA? La detección de anticuerpos (IgA, IgM e IgG) frente a SARS-CoV-2 mediante ELISA se utiliza para detectar inmunidad humoral, mientras que el Test de Inmunidad Celular COVID basado en la técnica ELISPOT, detecta la presencia de citoquinas liberadas por los linfocitos T, es decir, inmunidad celular.   4- ¿Qué es mejor una ELISA o un Test de Inmunidad Celular? Ambas pruebas son complementarias, ya que cada una de ellas identifica un tipo de respuesta inmune frente a SARS-CoV-2.   5- ¿Son fiables sus resultados? Totalmente. Estas pruebas son muy específicas, es más, las citoquinas liberadas en respuesta a un antígeno pueden detectarse a nivel de una única célula a través de la técnica ELISPOT, por lo que es posible calcular la frecuencia de células T capaces de reconocer al patógeno y, por lo tanto, detectar si existe o no inmunidad celular.   6- ¿Cuánto tiempo se tarda en conocer los resultados? ¿Qué requiere la prueba? Los resultados se entregan los viernes a partir de las 20h con independencia del día de realización de la prueba. Los resultados estarán en inglés y español. Para la realización de la prueba tan sólo se necesita una muestra de sangre intravenosa (4mL) y conviene que la persona que se realice la prueba acuda hidratada, siendo esencial haber tomado agua u otro líquido en cantidad abundante antes de su cita. Esto último es imprescindible para bebés y menores. No es necesario que la persona venga en ayunas.    7- ¿Cuánto cuesta y dónde puedo hacerme un Test de Inmunidad Celular? El precio del Test de Inmunidad Celular COVID (ELISPOT) para particulares es de 199€ por persona. El precio de la prueba ELISA de lunes a viernes es de 55€ y de la ELISA IgG post vacuna y post COVID de 35€ con un suplemento de 5€ más los fines de semana y festivos. Pueden realizarse las pruebas en Madrid, en nuestra clínica del Paseo del General Martínez Campos número 46. *Los macrófagos, células dendríticas y células NK, además de crear y presentar antígenos, también sintetizan citoquinas activadoras de otros linfocitos T.   Referencias: https://www.ugr.es/~eianez/inmuno/cap_11.htm Inmunidad adaptativa: celular y humoral https://www.uv.es/jcastell/1_Inmunologia_generalidades.pdf

¿Quién cuida al cuidador?

La gran mayoría de animales a las horas, o incluso minutos, de nacer son capaces de valerse por sí mismos hasta cierto punto. Por su parte, el ser humano requiere de unos cuidados constantes de su familia y círculo cercano para sobrevivir.   Esto se debe a que al nacer estamos mucho menos desarrollados a nivel físico que las crías de otros animales. Somos incapaces de andar o de alimentarnos por nosotros mismos, lo que nos pone en una situación de peligro constante.   Aunque muchos animales realizan cuidados a otros de su misma especie (véase elefantes, primates y cetáceos entre otros muchos), nuestra forma de vida en sociedades ha hecho del cuidado algo cultural que se alarga en el tiempo de vida de una persona; incluso hay quienes dirían que nunca termina del todo.  Claro que, si no termina, solo puede ocurrir una cosa: que haya un momento de la vida en el que se le da la vuelta a la tortilla y muchos de nosotros nos volvamos cuidadores de esas personas que nos han cuidado toda la vida o de aquellas que, por causa de alguna enfermedad, requieren de nuestra ayuda.  Y lo hacemos con gusto, como agradecimiento y señal de cariño a estas personas que un día lo dieron todo por nosotros.   Pero, aunque lo hagas con toda la buena intención del mundo, cuidar a una persona que no puede valerse al 100 % se convierte en un trabajo; uno que no se paga, requiere de todo tu tiempo, se vuelve parte de tu vida y se puede tornar, en ocasiones, frustrante.  Las personas que se vuelven cuidadoras de otra ven su mundo dar un giro de 180º. Tienen que asumir y tomar conciencia de cómo repercute esta nueva situación en todos los aspectos de su vida:  En su tiempo de ocio. Este se ve totalmente diezmado, llegando a afectar a sus relaciones personales, ya que limita más el tiempo para ver a otras personas que no sean la cuidada. Esta nueva situación ha podido crear tensiones y enfados con familiares y amigos, fruto de las diferencias de opinión a la hora de gestionarla.  En la salud y estado de ánimo. Las personas cuidadoras tienden a tener más cansancio y fatiga, tanto física como mental. Incluso puede que sufran más enfermedades al verse a veces sobrepasadas por la situación.  Anímicamente. Es habitual experimentar un cúmulo de emociones contradictorias; tristeza, desesperación, enfado, ansiedad, culpabilidad por sentirte así… También bienestar al estar ayudando a un ser querido y estrechar más su relación con esa persona.    Estas emociones pueden ser difíciles de gestionar y sobrepasarnos. Por esta razón, ante cualquier mínimo síntoma o situación de peligro, lo mejor es acudir a un profesional.  El cuidador, aunque se apoye en sus círculos cercanos, debe tomar consciencia y cuidarse a sí mismo. Quizás parece una tontería a priori, pero en numerosos casos el cuidador se olvida de que, para encargarse de alguien, primero debe cuidarse uno mismo.  Para poder afrontar esta nueva etapa de cuidador de la mejor forma posible, existen una serie de pautas recomendadas a seguir:  Asume que eres humano y que haces lo que puedes con la tarea tan importante que tienes. No cargues con todo solo, admite que puedes cometer errores y no te culpes por ello.  Si la persona dependiente es excesivamente demandante, empieza a decir no y a compartir ciertos autocuidados con ella; aprende a identificar qué puede hacer, de qué no es capaz y qué simplemente no quiere hacer. Además, al fomentar que la persona cuidada siga llevando a cabo ciertas acciones conseguiremos que se sienta útil y válida.   Comparte el cuidado con otras personas, familiares, amigos, los servicios de administración pública y privada…   Dedícate tiempo a ti mismo, emocional y físicamente. Debes prepararte para este cuidado y también para poder gestionarlo lo mejor posible; lee, da un paseo, escucha música… haz cosas que te gusten y desconecta. Organiza el tiempo que pasas con la persona cuidada para que se creen rutinas y ambos os sentáis más cómodos al eliminar la incertidumbre.  En la medida de lo posible, intenta fomentar la comunicación entre vosotros, de esta manera podrás resolver problemas e inquietudes que surjan. Además la persona cuidada se sentirá escuchada y valorada.  Reorganiza tu vivienda para quitar posibles obstáculos y para acomodarla a la nueva situación. Así cubrirás mejor las necesidades de la persona cuidada y emplearás menos energía y tiempo en acciones cotidianas.  Mantente bien informado sobre los síntomas de la persona a tu cargo. Es posible que en ocasiones la situación se vaya de las manos y acabe desesperándote. Pero si reconoces a qué se deben estos comportamientos o síntomas y sus causas, podrás gestionarlo mejor.  Intenta practicar la paciencia. A menudo se presentarán situaciones que pueden resultar complicadas. Si gestionas tus sentimientos con calma e introspección, el ambiente será mucho más relajado.  Al final, si el cuidador no se cuida y se apoya en su entorno… ¿Quién cuida al cuidador?  Artículos de referencia:  https://www.acpgerontologia.com/documentacion/guiaautocuidadoycuidadoserviciosintegrados.pdf  https://www.saludcastillayleon.es/AulaPacientes/en/guias-aula-pacientes/personas-cuidadoras/cuidando-persona-cuidadora  https://www.elrincondelcuidador.es/movilidad-seguridad/como-cuidar-al-cuidador-no-profesional  https://www.ayudafamiliar.es/blog/como-cuidar-cuidador-claves-paliar-estres-cuidador/ 

5 Cosas que debes saber de Halloween

Todos sabemos qué esperar cuando se acerca el 31 de octubre: telarañas en los escaparates, calabazas terroríficas y mucha gente disfraza de cosas que, admitámoslo, dan miedo. Halloween es un fenómeno mundial que, aunque tiene más repercusión en Estados Unidos, cada vez tiene más relevancia internacional. Por esto y porque nos encantan estas fechas os traemos 5 cosas que es imprescindibles que sepas de Halloween:     1. EL ORIGEN DEL NOMBRE HALLOWEEN El nombre Halloweeen es un derivado de “All Hallow Eve”, que en castellano significa víspera de todos los santos. Esto se debe a que el día 1 de noviembre es el considerado por la tradición católica como el “Día de todos los Santos”. A su vez, este surge como una adaptación por parte de la Iglesia Católica de una tradición celta llamada Samhain.    2. ORIGEN DE LA FESTIVIDAD El origen de esta festividad es más antiguo del que pueda uno pensar. Es cierto que, tal y como se desarrolla actualmente, es una celebración relativamente nueva. Sin embargo, nace de una tradición de los pueblos celtas conocida como Samhain, que se traduce como el “fin del verano”. Para los celtas el 31 de octubre comenzaba la época más fría del año. Precisamente por esta razón su calendario marcaba esta fecha como el final de un año que daba paso al siguiente. Además, se consideraba que, en el comienzo de la etapa más fría, la barrera entre el mundo de los vivos y los muertos se difuminaba. Para orientar a las almas perdidas los celtas colocaban farolillos que las guiaban y les ofrecían comida.   Cuando Roma conquistó los pueblos celtas, la tradición se adaptó y empezó a relacionarse con la diosa romana Pamona, diosa de la fruta y los cultivos. No obstante, cuando el cristianismo pasó a ser la única religión del Imperio Romano esta festividad se intentó cambiar. Para ello, el Día de todos los Santos, que hasta ese momento se celebraba el 13 de mayo, pasó a celebrarse el 1 de noviembre, como en la actualidad.   Cabe recordar que Halloween, desde su origen hasta la actualidad, ha ido cambiando y adaptándose hasta convertirse en el evento internacional que es ahora. Alimentado por leyendas y difundido a través de la cultura estadounidense, Halloween es, a día de hoy, más internacional que nunca.   3. LAS CALABAZAS DE HALLOWEEN Originalmente los celtas vaciaban nabos y los decoraban para que hiciesen de farolillos. Para que estos emitiesen luz se introducían en su interior brasas.  Cuando la tradición se exportó a Estados Unidos tuvo que adecuarse a las circunstancias sustituyendo los nabos (abundantes en Irlanda) por las calabazas, cuya producción era mucho más abundante.      4. ¿POR QUÉ HACER FAROLILLOS CON CALABAZAS? Utilizar calabazas como farolillos es el resultado de la suma de la tradición Samhain y la leyenda de “Jack of the Lantern”, cuyo nombre se traduce como “Jack el del farol”. Esta leyenda cuenta que existía un granjero malvado y avaricioso que estafó a varios vecinos suyos. Un 31 de octubre Jack decidió ir a beber con el diablo. Como era realmente tacaño, se resistió a pagar lo que debía y trató de convencer al maligno de que se convirtiese en una moneda. Finalmente le convenció y, una vez se transformó, Jack lo metió en su bolsillo junto a una cruz de plata para evitar que el diablo recuperase su forma normal. El campesino liberó al demonio con la condición de que no volviese a por su alma cuando muriese, que acordaron que ocurriría en un año. Posteriormente el granjero volvió a engañar al diablo convenciéndole de que subiera a un árbol para recoger fruta. Cuando el diablo lo hizo Jack grabó una cruz en la corteza, impidiéndole bajar del árbol hasta que no prometiese que dejaría vivir al campesino 10 años más y no volvería a por su alma cuando falleciese.  Cuando Jack falleció, el diablo mantuvo su promesa y no se llevó el alma del granjero, que tampoco era apta para ir al cielo. Así que Jack, condenado a vagar eternamente, solo recibió unas brasas para poder alumbrar su camino y metió estas en un nabo que terminó desempeñando la función de un farolillo.   Posteriormente, la gente fue adaptando la leyenda y comenzó a decorar de manera terrorífica las calabazas.    5. DISFRAZARSE EN HALLOWEEN Es interesante observar cómo la tradición de vestirse de manera terrorífica se encuentra presente desde el principio de la celebración. Todo se remonta a la ya mencionada Samhain, una tradición que celebraba el fin del calor y el comienzo del frío. En estas fechas los celtas consideraban que la barrera entre el mundo de los vivos y de los muertos se desvanecía. Por tanto, las almas de los muertos podían encontrarse con sus seres queridos. Sin embargo, existía un problema: las almas de los espíritus malignos también vagaban por la tierra de los vivos. Así que para ahuyentarlos se disfrazaban de bestias con pieles de animales y máscaras horripilantes.    Como veis, Halloween es una festividad importante en la cultura estadounidense. Sin embargo, conserva unas fuertes raíces en la tradición celta que se han adaptado sin cambiar radicalmente. No creemos que los celtas se disfrazasen de esqueleto bailón o de vampiresa con mechas moradas, pero estos disfraces persiguen la misma meta: espantar a los malos espíritus y pasarlo en grande.          

Beneficios de reír para nuestra salud

Hay ciertos placeres en la vida que nos tenemos que dar de manera obligada. Nadie negará que beber agua fresca cuando nos morimos de sed en verano o tumbarnos en el sofá cuando volvemos de una larga caminata son necesidades que, al igual que reírse, nos encantan. La risa es culpable de muchos momentos incómodos, como cuando nos reímos de un comentario que no es pretendidamente gracioso; o cuando te echan de clase (o de la comunión de tu sobrina, todo depende de la edad) por no haberte aguantado una carcajada cuando debías guardar silencio. Pero, sobre todo, la risa tiene numerosos efectos positivos en el organismo y desde Life Length te contamos algunos de ellos:    Reactiva el sistema respiratorio Cuando nos reímos nuestro sistema respiratorio se estimula, ya que la risa es el resultado de cortes alternos de la espiración del aliento. Es decir, cuando nos reímos alteramos nuestra forma de respirar, volviendo el proceso más interrumpido, pero acelerado. Proponemos entonces una buena dosis de chistes como cura contra la apnea o el asma, no sabemos si funcionará, pero suena divertido.   Reduce la ansiedad y el estrés Reír contribuye a disminuir el estrés, la tensión de una conversación forzada en el ascensor y la ansiedad. Si bien podemos ver cómo se incrementan nuestras pulsaciones cuando comenzamos a reír, también observamos cómo bajan rápidamente cuando dejamos de hacerlo. Es entonces cuando sentimos una sensación de relajación física que ayuda a paliar el estrés. Así que ya sabes, la solución para no comerte las uñas es reírte a carcajadas, independientemente de que te relajes o no, es imposible comerse las uñas con la boca abierta.    Fortalece el sistema inmunológico Todos sabemos que de los 7 enanitos Gruñón era el que más enfermaba. La pregunta es: ¿por qué? Pues bien, está demostrado que las personas que se ríen al menos 15 veces al día tienen el sistema inmunológico más resistente. Esto es porque al reírnos producimos endorfinas. Esta hormona, asociada a la felicidad y al placer, aumenta la producción de Células-T y Células NK (siglas que proceden del inglés Natural Killer). Por tanto, reírnos varias veces al día mantiene a nuestro cuerpo bien protegido frente a enfermedades infecciosas.   Favorece al sistema circulatorio La risa favorece la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que permite que circule más sangre que llega a los órganos y tejidos. Resulta bastante interesante destacar que en situaciones de estrés la respuesta de nuestro organismo es contraria, produciendo un estrechamiento de los vasos sanguíneos. Lo que tenemos claro es que seguirá valiendo la pena pegarnos maratones de la saga «Alien» o «Saw» pese a que no es bueno para la salud.    Tiene efecto analgésico La adicción a los analgésicos opioides es realmente fácil de desarrollar. ¿Y si te dijésemos que reírnos a carcajadas produce endorfinas? La endorfina es un neurotransmisor que produce en el organismo efectos similares a los de los opiáceos sintéticos y, por tanto, actúa como analgésico natural. En este caso no hay que preocuparse porque no genera adicción, así es que solo tiene efectos positivos en nuestro organismo. Queda prohibido eso de decir que “nos duele hasta reírnos” porque en realidad estamos generando calmantes naturales.   Diferentes beneficios físicos Reírse a carcajadas tiene numerosos y diferentes beneficios en nuestro organismo que, aunque menores, no podíamos resistirnos a contarte. Cuando nos reímos ejercitamos nuestro cuerpo, tensamos varios músculos de la cabeza y de la zona abdominal, lo que favorece también a la digestión. Además de ayudarnos a ir mejor al baño, a adelgazar y a fortalecer algunos de nuestros músculos, ayuda a la descongestión de nariz y oídos. Esto se debe a que cuando nos reímos se produce una apertura extraordinaria de las vías respiratorias, lo que permite que se libere más fácil la mucosa y el cerumen.   Facilita la comunicación Vamos a hablar del elefante en la habitación. Qué incómodo, ¿verdad? No es necesario que sea el festival del humor, pero seguro que la situación se desarrolla mejor si en algún momento hay una carcajada compartida. Ya hemos mencionado en los apartados anteriores los efectos físicos que produce la risa en nuestro organismo y ahora tenemos que abordar el componente social. Hay casos en los que la risa lleva a situaciones incómodas e incluso desagradables. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones reírse genera cercanía, descarga el ambiente de tensión y permite conectar a dos personas que, o bien se ríen de la misma cosa, o actúan como emisor y receptor de un mensaje que pretendidamente gracioso. En este último caso, el mejor regalo que pueden hacernos cuando contamos un chiste es responderlo con una genuina carcajada.   Reírte te hace más guapa o guapo Admitimos que no es verdad, pero sí que te hace más atractivo. El bienestar personal nos permite proyectar la mejor imagen de nosotros mismos. Además de sus múltiples beneficios físicos, nos ayuda a paliar los síntomas de la depresión, a afrontar nuestros miedos y a tener la autoestima más alta.    En conclusión: reírse no sólo es agradable, sino que es bueno para tu organismo. Un chiste malo, una caída graciosa o ver por quinta vez «Friends» están científicamente demostrados que pueden ser beneficiosos para tu salud. Una vida feliz y llena de alegría no te garantiza una vida más larga, pero sí una mejor.

¿Problemas para dormir? Consejos para conciliar el sueño, beneficios y posibles inconvenientes

Una vuelta en la cama, otra hacia el otro lado, desistes y miras el móvil: son las 4 de la mañana. Calculas mentalmente cuántas horas te quedan de sueño y te maldices al ver que son menos de las que te gustarían. Empieza a crecer la ansiedad al pensar en lo cansado que vas a estar mañana en el trabajo y lo mucho que te va a costar sacar ese proyecto que te lleva de cabeza. Al final le das más y más vueltas de las necesarias al coco, como si a las 5 de la mañana pudieras cambiar el mundo, y te dan las 6 para cuando, por fin, llegas a dormirte. Quizás tienes la entrega de un proyecto importante para el día siguiente, son las 5 de la mañana y aquí sigues frente al ordenador: a base de cafés y bebidas energéticas con sabor a medicina para niños. En 4 horas tienes que estar presentable y despierto para lo que se te viene encima. O puede que simplemente tengas un niño pequeño que quiere comer, se hace pis o al que, de repente, le duele mucho la pierna por un moratón que se habrá hecho vete tú a saber dónde. Suspiras. Otra “noche toledana”. Es curioso como la falta de sueño se ha vuelto parte de nuestras noches, casi tanto como el estrés que sufrimos día tras día. Tenemos tan normalizado privarnos del descanso, que se está convirtiendo en un mal menor al que nos hemos acostumbrando peligrosamente, teniendo graves consecuencias para nuestra salud, para nuestro ánimo y en las relaciones sociales. Pasamos aproximadamente de media unos 25 años de nuestro tiempo en la tierra durmiendo. ¡Casi nada! ¿Cómo no nos va a interesar saber el funcionamiento de algo que nos lleva tanto tiempo de vida?  Vayamos paso a paso el para poder ir descubriendo los secretos del sueño: ¿Cómo funciona el sueño?  El sueño está dividido en una serie de etapas que se repiten durante las 8h de media de sueño recomendadas para adultos, las aproximadamente 10 para adolescentes, las 11 horas para niños y las 16 para bebés. En total hay 5 fases: las 4 primeras son NREM (Non Rapid Eye Movement o Sin Movimiento Rápido de Ojos) más una última fase, la 5, REM (Rapid Eye Movement). Estas fases se repiten en ciclos a lo largo de toda la noche. Fase 1 NREM: En esta etapa comenzamos a quedarnos dormidos, como cuando estás viendo una peli en el sofá y comienzan a cerrarse los ojos involuntariamente. Aquí es fácil salir del sueño y mantenerse despierto, ya que es una etapa muy corta, de apenas unos 5 minutos de duración, en los cuales nuestro cerebro empieza a ralentizarse. Fase 2 NREM: Empezamos a entrar en un sueño más profundo, incluso nos baja la temperatura corporal, se relajan los músculos del cuerpo y se ralentizan nuestras pulsaciones y nuestra respiración. Esta etapa dura unos 10-25 minutos. Fases 3 y 4 NREM: La fase 3 sería una fase de transición a la fase 4 que dura apenas unos minutos. A la fase 4 se la conoce también como fase del sueño profundo y, como su nombre indica, es bastante más difícil despertar a alguien durante esta fase. El cuerpo se relaja del todo e, incluso, disminuyen mucho más el tono muscular, la respiración y el pulso, llegando a ser un 30% menor que el que tendríamos despiertos. Los expertos creen que esta etapa es fundamental para tener un sueño reparador y sería indicadora de la calidad de nuestro sueño. En esta etapa es donde se dan los procesos bioquímicos necesarios para la reparación y el crecimiento celular, además de reforzar nuestro sistema inmune. En los primeros ciclos de sueño, esta etapa suele ser más larga, entre 20-40 minutos, pero conforme van pasando los ciclos a lo largo de la noche, ésta se acorta y da lugar a fases REM más largas. Fase 5 o Fase REM: En este periodo de tiempo es donde se producen los sueños y es muy diferente al resto de las etapas, en todos los aspectos. Además, es la fase que más se parece a estar despierto a nivel cerebral. El cuerpo se encuentra más rígido y sin movimiento (se especula que para protegernos de movimientos bruscos que pudieran provocar los sueños), la respiración se vuelve errática e irregular y las pulsaciones aumentan. En condiciones normales no se entra en etapa REM por primera vez hasta alrededor de 90 minutos después de dormirse. Al comienzo de la noche, la etapa REM puede durar unos minutos y casi al final podría durar hasta 1 hora. Esta última etapa es esencial para la memoria, las funciones cognitivas, el aprendizaje y la creatividad. ¿Cuáles son los principales beneficios de dormir bien? ¿Qué problemas de salud provoca dormir mal? Como hemos ido viendo, no es ningún misterio que dormir bien es fundamental para que nuestro cuerpo funcione óptimamente. Nos ayuda a pensar con mayor claridad, a concentrarnos mejor y tener mejores reflejos. A la inversa, la falta de sueño empeora nuestro razonamiento, el humor, la resolución de problemas y prestar atención a los detalles. Un sueño reparador afecta en nuestro cuerpo a todos los niveles: en la síntesis de las hormonas del crecimiento y el estrés, a nuestro sistema inmunitario, la respiración, el apetito, nuestro sistema circulatorio y a la reparación y el crecimiento celular… Todos estos factores hacen que, si no se respetan las horas de sueño adecuadas, estemos más expuestos a enfermedades como la obesidad, el cáncer, la depresión, enfermedades coronarias o infecciones, entre otras.   ¿Cómo podemos hacer para conciliar mejor el sueño? Marcarnos una rutina de descanso. Si conseguimos dormirnos y levantarnos más o menos a la misma hora, haremos que nuestro cuerpo se acostumbre y nos costará menos dormirnos  en el medio-largo plazo. Aclimatar la habitación. Debemos evitar tener la habitación (donde dormimos) cerca de fuentes de ruido intenso. Controlar la temperatura, la luz, el orden y la limpieza de nuestro entorno … Read more

El sedentarismo, un problema grave con una solución sencilla

Es habitual escuchar hablar del sedentarismo y del estilo de vida sedentario de la sociedad actual, siempre con connotaciones negativas. Para las personas que no son conscientes de que sufren este problema y para otras que lo conocen, pero son ajenas a la gravedad del problema, desde Life Length te contamos qué es el sedentarismo, cómo afecta a nuestro organismo y de qué manera podemos solucionarlo.   ¿Qué es el sedentarismo? Si atendemos a la definición que ofrece la Real Academia Española, el sedentarismo se entiende como “un oficio o modo de vida de poca agitación o movimiento”. Por tanto, un estilo de vida sedentario es aquel en el que predominan actividades de baja demanda física, como las que pueden hacerse mientras se está sentado o incluso tumbado.   ¿Cómo afecta a nuestro organismo? La importancia del descanso es capital, ya sea para mantener el buen funcionamiento de nuestro organismo en el día a día, para mejorar el humor o para aumentar nuestro rendimiento deportivo. Al mismo tiempo, el cuerpo necesita actividad para estar sano. Por esta razón os enumeramos algunas consecuencias que tiene la vida sedentaria en la salud: El desarrollo de patologías cardiovasculares. Una de las alteraciones que produce el sedentarismo en el organismo es el aumento de la tensión arterial. Cuando la presión de nuestros vasos sanguíneos presenta valores elevados durante un periodo prolongado de tiempo, las arterias pueden sufrir daños. Algunas de las enfermedades asociadas a la presión arterial alta son: aneurisma, infarto, pérdida de visión o insuficiencia renal, entre otros. El sedentarismo acompañado de una dieta poco saludable es el principal factor asociado con la hipertensión. Aumento del riesgo de padecer obesidad. La obesidad representa actualmente una causa de peligro de manifestar patologías asociadas a la acumulación de grasa en el cuerpo que supera unos niveles establecidos relacionados con la buena salud. La dieta, el metabolismo y el sedentarismo son las principales causas asociadas a la obesidad. Estos son algunos de los problemas relacionados que pueden desarrollarse: hipertensión, con todos los riesgos para la salud que conlleva; apnea del sueño, ya que el 70% de las personas que presenta este problema son obesas; o diabetes de tipo 2. Pérdida de masa muscular. El decrecimiento de la musculatura es un proceso natural que se da desde los 30 años aproximadamente y que puede ralentizarse entrenando. Pese a que este deterioro se relacione con la tercera edad, se han registrado casos de personas de edades anteriores en las que se puede apreciar este signo asociado al sedentarismo. Los esfuerzos físicos favorecen la producción de proteínas musculares que permiten que se desgaste más lentamente el aparato locomotor. Hay que tener en cuenta que los ejercicios deben ser moderados en intensidad y realizarse con regularidad, ya que si son de una magnitud demasiado elevada existe riesgo de lesión. Desarrollo de osteoporosis. La osteoporosis es una enfermedad que afecta a los huesos haciendo que baje su densidad. Como consecuencia, las personas que presentan esta patología tienen más riesgo de sufrir una fractura ósea y dolores de espalda, con las consecuencias que acarrea. La conducta sedentaria acelera el proceso de osteoporosis. Por otro lado, un entrenamiento puede aumentar la densidad mineral ósea de nuestro esqueleto. Propensión a la depresión. La realización de actividad física habitual ayuda a reducir el riesgo de padecer depresión. Además, las personas que practican ejercicio presentan un nivel de autoestima mayor. La gimnasia contribuye a mantener el cuerpo sano y a tener mejor imagen de uno mismo, aunque también aporta disciplina y orden a la vida de las personas que lo incluyen en su rutina.      ¿Cómo prevenir el sedentarismo en nuestro día a día?  Atendiendo a la definición de sedentarismo, podría parecer que en la actualidad resulta difícil compaginar la vida laboral con la actividad física. Una jornada completa de trabajo implica dedicar 40 horas semanales, 8 horas al día, 5 días a la semana. Ya que lo recomendable es dormir al menos 8 horas, si tenemos suerte nos quedan entre 6 y 8 de tiempo libre en el que podemos realizar ejercicio (sin contar los fines de semana).    Desde Life Length te recomendamos varias maneras de combatir el sedentarismo en el día a día: Hacer pausas en el trabajo. Es cierto que parece incompatible una vida activa con un trabajo de oficina, pero la realidad es un poco diferente. Descansar es imprescindible para alcanzar el máximo rendimiento llevando a cabo cualquier tipo de actividad y el trabajo no es una excepción. Durante las labores físicas es recomendable descansar 5 minutos cada hora para estirar y relajar el cuerpo. En un trabajo de oficina no es necesario hacerlo con tanta frecuencia si nos encontramos en la cresta de productividad, pero sí es recomendable que nos levantemos de la silla más o menos cada dos horas para descansar la vista y nos movamos para reactivar la circulación. Ir caminando a los sitios. Ya sea yendo al trabajo, a una cena o a hacer la compra, resulta recomendable ir caminando. Podemos bajarnos en una parada antes de nuestro destino para andar el trayecto hasta éste o aparcar el coche en una zona más retirada. La idea es aprovechar que tenemos que desplazarnos para hacer ejercicio. Es importante considerar que esto no siempre es viable y resulta desaconsejable pasear cuando el tiempo atmosférico es adverso, ya que podemos sufrir tanto un accidente como una reacción negativa por parte de nuestro organismo. Activarnos en casa. Cuando estamos en nuestro hogar se hace más evidentenuestra conducta sedentaria, ya que elegimos por voluntad propia desarrollarlo así. Es normal relacionar la casa con el descanso y aprovechar nuestro domicilio para reponer energía. Ahora bien, el desarrollo de una vida activa depende de nosotros mismos. Es necesario hacer pausas para cambiar de postura y reactivar la circulación. Además, podemos llevar a cabo acciones que nos mantengan activos, como jugar con nuestros hijos, realizar las labores del hogar o hacer ejercicios de movilidad articular cada dos horas. Práctica deportiva. Si no eres de … Read more

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact info@lifelength.com or leave your details on this form.

We inform our valued customer community that we have made the difficult decision to close our General Martinez Campos clinic.

However, we want to assure our customers that Life Length will continue to provide its proprietary telomere measurement services and HealthTAV®, HealthOX and HealthNAD+ assays in more than 35 countries. We will also continue to work closely with physicians and clinics committed to personalised medicine, longevity and healthy ageing.

It is a true privilege and honour to have had the opportunity to serve and assist tens of thousands of clients who have placed their trust in our clinic since the beginning of the pandemic. We express our deepest appreciation.

If you have any questions or queries, please do not hesitate to write to us at info@lifelength.com. We are here to help you in any way we can.

Be part of our team

For further information or enquiries, please leave your details on this form.

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact oncologydiagnostics@lifelength.com or leave your details on this form.

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact clinica@lifelength.com or leave your details on this form.

Our tests

DO YOU WANT MORE INFORMATION?

For further information or enquiries please contact contractresearch@lifelength.com or leave your details on this form.