Cáncer de próstata, todo lo que debes saber

9 julio 2021 2 Comments

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula que forma parte del sistema reproductivo masculino, el cual está formado, también, por el pene, las vesículas seminales y los testículos. La función de esta glándula es producir el líquido prostático que forma parte del semen. La próstata se sitúa debajo de la vejiga y delante del recto. Además, envuelve la uretra, el conducto encargado de llevar la orina desde la vejiga hasta el exterior del cuerpo. El tamaño aproximado de la próstata es el de una nuez, aunque, a medida que los hombres envejecen, tiende a aumentar de tamaño, siendo aproximadamente del tamaño de un albaricoque a los 40 años, y del de un limón a los 60.

 

Cambios en la próstata

Al aumentar de tamaño con la edad, la próstata puede comprimir la uretra, complicando el paso de la orina. Además, el envejecimiento aumenta el riesgo de tener distintos problemas en la próstata. Los problemas más comunes son:

  • Prostatitis: La prostatitis es una inflamación de la próstata que, generalmente, está causada por una infección bacteriana. Esta patología afecta a alrededor del 50% de los hombres a lo largo de su vida. Entre los síntomas frecuentes de la prostatitis se encuentran: Problemas para orinar, sensación de ardor o dolor al orinar, urgencia fuerte y frecuente de orinar…
  • Hiperplasia prostática benigna (HPB):El término HPB se conforma de 3 palabras. Hiperplasia – aumento en la producción de células, Prostática – de la próstata, y Benigna – no cancerosa. La HPB es una afección relativamente común a medida que los hombres envejecen. Los síntomas más habituales de HPB son: Urgencia para orinar frecuente, aumento de la frecuencia por la noche, dificultad para comenzar a orinar, imposibilidad de vaciar la vejiga por completo….
  • Cáncer de Próstata (CaP): Se denomina cáncer de próstata a la formación de células cancerosas en los tejidos de la próstata. El CaP es el tumor más frecuente en varones y constituye la tercera causa de mortalidad por cáncer en hombres (por detrás del cáncer de pulmón y del colorrectal). Su incidencia aumenta con la edad, diagnosticándose cerca de 1.410.000 nuevos casos al año en el mundo. Los síntomas asociados al cáncer de próstata son similares a los descritos en las anteriores patologías, lo que dificulta su diagnóstico. 

 

¿Qué sabemos sobre el cáncer de próstata?

Los principales factores de riesgo del cáncer de próstata son:

  • Edad: Es el principal factor de riesgo para el cáncer de próstata. El riesgo de desarrollarlo empieza a aumentar a partir de los 50 años en hombres de raza blanca, y de los 40 años en hombres de raza negra o con antecedentes familiares de CaP. La edad media de presentación es de 65 años.
  • Raza: El cáncer de próstata es más frecuente en hombres de raza negra que en otras razas. Además, los hombres de raza negra tienen más probabilidades de ser diagnosticados en una etapa avanzada y más del doble de probabilidad de fallecer en comparación con los hombres de raza blanca. La tasa más baja de CaP se observa en la raza asiática.
  • Antecedentes familiares: El cáncer de próstata tiene un componente genético. Aquellos hombres que tienen un familiar de primer grado (padre o hermano) que hayan padecido cáncer de próstata, tienen más probabilidad de desarrollar la enfermedad.
  • Prostatitis: Algunos estudios han sugerido que la prostatitis podría estar asociada a un riesgo aumentado de padecer CaP.

Presentación clínica:

En las primeras fases del CaP, cuando el tumor está limitado a la próstata, puede ser asintomático o presentar una sintomatología leve que, a menudo, se confunde con la hiperplasia prostática benigna. Algunos de estos síntomas son:

  • Dificultad para orinar
  • Disminución del calibre o interrupción de la orina
  • Urgencia para orinar frecuente (especialmente por la noche)
  • Dolor o ardor al orinar

Cuando el tumor está algo más avanzado, puede acompañarse de síntomas obstructivos claros como:

  • Hematuria (sangre en la orina)
  • Eyaculación dolorosa

En fases más avanzadas de la enfermedad, pueden aparecer los siguientes síntomas:

  • Edema o hinchazón de las piernas
  • Dolores óseos (espalda, caderas y/o pelvis)
  • Debilidad o pérdida de fuerza en las piernas

 

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

Actualmente, en la mayoría de los países de Europa, cuando un hombre llega a los 50 años se incluyen pruebas de “screening” o cribado del cáncer de próstata en sus revisiones médicas. El objetivo de estas pruebas es la detección del cáncer en una etapa precoz y tratable, que aumente las posibilidades de éxito en el tratamiento de los pacientes diagnosticados. Estas pruebas son:

  • Tacto rectal: Consiste en un examen mediante el cual el médico palpa la próstata a través de la pared rectal en busca de nódulos o áreas anormales.
  • PSA: El PSA o antígeno prostático específico, es una sustancia producida naturalmente por la próstata y que se mide a través de una muestra de sangre del paciente. Un aumento de PSA puede indicar la presencia de cáncer de próstata, aunque también puede ser indicativo de prostatitis o hiperplasia prostática benigna (HPB). Hay mucha controversia acerca de la conveniencia de incluir la prueba del PSA en el cribado para la detección precoz del cáncer de próstata.
  • Biomarcadores: Los biomarcadores cada vez son más importantes en el diagnóstico y el screening del cáncer de próstata.

Además, hay pruebas que ofrecen un análisis más detallado y más información acerca del estado del paciente: Resonancia de una próstata

  • Ecografía transrectal: Se inserta una pequeña sonda en el recto para generar una imagen de la glándula prostática
  • Resonancia Magnética (RM): La resonancia magnética ofrece imágenes más detalladas de la próstata. Además, puede ayudar al médico a localizar el tumor en caso de que el paciente necesite la realización de una cirugía.
  • Biopsia de próstata: La biopsia tiene el objetivo de determinar si hay presencia de células cancerosas en la próstata. Utilizando una aguja, se recolectan muestras de tejido prostático que posteriormente se envían al laboratorio para su análisis.

Actualmente, en la mayoría de los casos, cuando hay un tacto rectal sospechoso y/o un PSA mayor de 3 o 4 ng/ml, se recomienda la realización de más pruebas, entre las que destaca la biopsia, para determinar si el origen de estas alteraciones puede ser un cáncer de próstata. Esta metodología, con frecuencia tiene como consecuencia la realización de biopsias innecesarias. La biopsia es un procedimiento caro, preocupante para el paciente y más invasivo y peligroso que cualquier otro test.

Life Length ha desarrollado ProsTAV, un biomarcador de riesgo de cáncer de próstata que, combinado con el método de cribado actual y utilizando únicamente una muestra de sangre de cada paciente, puede potencialmente librar a cientos de miles de hombres al año de biopsias, cirugías y complicaciones innecesarias.

En el caso de que la biopsia confirme la presencia de cáncer, hay que determinar la agresividad del tumor. Para ello, se utiliza una escala que evalúa el grado de las células cancerosas en la próstata llamada “escala de Gleason”. Esta escala clasifica las células entre el 2 y el 10, de menor a mayor agresividad y a su vez divide el tumor en distintos grados:

    • Grado 1: Puntuación de Gleason de 6 o menos (cáncer de bajo grado)
    • Grado 2: Puntuación de Gleason de 7 – mayor presencia de células con Gleason 4 – (cáncer de mediano grado)
    • Grado 3: Puntuación de Gleason de 7 – mayor presencia de células con Gleason 3 – (cáncer de mediano grado)
    • Grado 4: Puntuación de Gleason de 8 (cáncer de alto grado)
    • Grado 5: Puntuación de Gleason de 9 a 10 (cáncer de alto grado)

 

Confirmado el diagnóstico, el médico deberá determinar el estadio (etapa) del cáncer y comprobar si hay presencia de metástasis, habiéndose propagado el tumor más allá de la próstata. Para ello el médico podría recomendar pruebas como:

    • Gammagrafía ósea
    • Ecografía
    • Tomografía axial computarizada (TAC)
    • Resonancia magnética (RM)
    • Tomografía por emisión de positrones (TEP)

 

¿Existen tratamientos para el cáncer de próstata?

El tratamiento para el cáncer de próstata siempre deberá estar prescrito y recomendado por un médico. Es posible que el cáncer de próstata de bajo grado no necesite tratamiento, aunque siempre hay que mantener una vigilancia activa.

Existen tres estrategias consideradas estándar para el manejo del cáncer de próstata localizado:

  • Cirugía
  • Radioterapia con/sin hormonoterapia
  • Observación vigilada o vigilancia activa

La elección del tratamiento depende de varios factores:

  • La probabilidad de que el tumor esté limitado a la glándula prostática y por lo tanto sea potencialmente curable
  • El tamaño tumoral y el grado histológico (grado de agresividad del tumor)
  • Edad del paciente y estado general, así como enfermedades asociadas

Entre los distintos tratamientos, destacan las siguientes opciones:

  • Prostatectomía radical: Es la cirugía para extirpar la próstata. Es una opción cuando el cáncer está presente únicamente en la glándula prostática.
  • Radioterapia: Utiliza energía de alta potencia para destruir las células cancerosas.
  • Terapias ablativas: Congelación o calentamiento del tejido prostático para destruir el tejido maligno.
  • Terapia hormonal: Las células del cáncer de próstata dependen de la testosterona para desarrollarse. La terapia hormonal es un tratamiento para que el organismo del paciente deje de producir testosterona con el objetivo de que las células cancerosas mueran o se desarrollen de manera más lenta.
  • Inmunoterapia: El sistema inmunitario puede no atacar correctamente al tumor ya que este produce proteínas que lo impiden. La inmunoterapia interfiere en este proceso para que el sistema inmunitario pueda atacar correctamente a las células cancerosas.
  • Terapia con medicamentos específicos: Se pueden recomendar medicamentos de terapia dirigida (con diana específica) para tratar el cáncer de próstata avanzado o recurrente.

  

Artículos de Referencia:

https://www.cdc.gov/spanish/cancer/prostate/basic_info/what-is-prostate-cancer.htm

https://medlineplus.gov/spanish/prostatediseases.html

https://medlineplus.gov/spanish/prostatecancer.html

https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/cancer

https://seom.org/info-sobre-el-cancer/prostata

https://www.cochrane.org/es/CD004720/PROSTATE_cribado-de-cancer-de-prostata

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/prostate-cancer/diagnosis-treatment/drc-20353093

https://medlineplus.gov/spanish/ency/patientinstructions/000920.htm

https://lifelength.com/es/prostav/

 

Fotos: Canva

2 comentarios

  • Ricardo cuervo says:

    Podría ocurrir error humano en el manejo e identificación de la muestra extraída por biopsia de próstata, para su posterior análisis?

    • Life Length says:

      Hola Ricardo,

      Muchas gracias por tu mensaje, esperamos que te haya gustado el blog.

      El error humano siempre puede llegar a ocurrir aunque sea con un porcentaje ínfimo, pero los médicos son profesionales preparados por años para identificar estas enfermedades. Además, se realizan varias pruebas para la identificación del cáncer que en conjunto minimizan aún más el margen de error en su detección.

      Un saludo,

      Laboratorios Life Length

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *