Aceptar

Consejos antienvejecimiento de un quiropráctico

16 abril 2019 Deja tu comentario

Las personas desde siempre hemos estado obsesionadas con mantenernos jóvenes. A medida que la medicina descubre maneras de alargar la vida, los problemas del envejecimiento se hacen cada vez más evidentes. Los dolores de espalda son muy comunes en los adultos y con la edad empeoran. De hecho, una de las primeras imágenes que nos viene a la cabeza al pensar en ancianos es una persona con la mano colocada en la espalda.

Puede que no podamos frenar el paso del tiempo, pero podemos ralentizar el envejecimiento si cuidamos nuestra espalda adecuadamente. Todo lo que nuestra madre y profesores nos enseñaron durante la infancia, son hábitos que podemos adaptar. Si fortalecemos la espalda desde una edad temprana, podemos reducir la probabilidad de sufrir problemas relacionados o disminuir el dolor si ya existe una lesión. Aunque ya no seamos tan jóvenes, siempre podemos tomar medidas para que nuestra espalda sí se sienta más joven.

Fortalece la columna vertebral

Si alguien te dijera que eres la columna vertebral de un proyecto o grupo, sabes que significa que eres el apoyo principal.

Esto demuestra cómo columna vertebral se ha convertido en sinónimo de apoyo o pilar. La columna vertebral es literalmente el pilar de todo el cuerpo. Al fortalecerlo reducimos la probabilidad de sufrir dolores de espalda o, aún más importante, nos aseguramos de que la espalda pueda soportar nuestro cuerpo durante toda la vida.

A continuación, encontrarás algunos ejercicios para fortalecer la columna y los músculos que la rodean.

  • Planchas mejor que sentadillas o abdominales tradicionales. Mientras que estos dos últimos pueden fortalecer la espalda, si se realizan de manera incorrecta pueden causar daño. Las planchas son igual de eficaces y ayudan a fortalecer también otros músculos.
  • Trabaja los abdominales. Una de las mejores maneras de fortalecer la espalda es no convertirla en el único soporte del cuerpo; unos músculos fuertes servirán también de apoyo.
  • Evita realizar movimientos repetitivos que pongan los músculos de la espalda en tensión.
  • En caso de tener que cargar objetos pesados, utiliza un corrector postural para proporcionar una ayuda extra a la espalda.
  • Levántate y estira durante las horas de trabajo. Si te levantas y estiras los brazos sobre la cabeza una vez cada hora, estarás ayudando a todo tu cuerpo, incluidos los ojos. El cuerpo humano no está diseñado para permanecer sentado durante largos periodos, así que muévete cada hora.
  • Si cargas objetos tipo mochilas, arrímalos bien a la espalda. De esta manera el peso se distribuye entre otras partes del cuerpo en lugar de solamente en la espalda y los brazos.
    Utiliza calzado cómodo y bien equilibrado. 
  • Evita mirar el móvil o la tableta de forma prolongada. Si miras a tu alrededor, probablemente haya mucha agachando la cabeza mirando el móvil y los efectos negativos a la larga son los mismos que encorvarse.
  • La meditación te ayudará a acostumbrarte a sentarte adecuadamente y aprenderás a tomar consciencia de tu cuerpo más a menudo.

No te olvides de lo que ya habías aprendido   

Todo eso que no has hecho durante años es exactamente lo que necesitas hacer para tener una espalda sana. Sí, será incómodo y te llevará un tiempo hasta que te acostumbres a hacer muchas de las cosas que no has hecho durante una gran parte de tu vida. Sin embargo, si empiezas hoy, ya habrás dado el primero paso para conseguir una espalda fuerte y sana. A cambio, te sentirás y parecerás más joven.

  • Adoptar una postura adecuada es fundamental y necesario tanto si estás de pie como sentado. Mantener la columna recta ayudará a conseguir que esta recupere su curvatura natural.
  • Practica ejercicio de forma regular: el ejercicio en general es beneficioso para todo tu cuerpo, pero nadar o pasear con frecuencia ayuda a fortalecer la musculatura de la espalda, más concretamente. También mejora la confianza, que a su vez influye en la decisión de adoptar una postura adecuada.
  • Estira los músculos isquiotibiales antes de hacer ejercicio: si están en tensión, tu espalda sufrirá más presión.
  • Controla tu peso y asegúrate de que no estás añadiendo presión a tu espalda: el peso no es el único factor determinante dado que las personas que entrenan con pesas tienen un peso que no refleja su salud exactamente. Sin embargo, la mayoría de nosotros tenemos un poquito de sobrepeso del que nos podemos deshacer a través de una adecuada alimentación. Tener consciencia de tu peso te ayudará a vigilar tu alimentación.
  • Evita fumar: además de los efectos que fumar tiene sobre los pulmones, también puede ser dañino para la espalda ya que es más fácil sufrir una lesión y que la recuperación sea más lenta.
  • Evita cruzar las piernas: es perjudicial para todo el cuerpo, incluida la espalda. Este gesto entra dentro de adoptar una postura correcta; es recomendable que tomes consciencia de él y empezar a cambiarlo.

¿Cómo gestionar el dolor?

Si ya sufres dolor de espalda o cuello (puede aparecer al principio de la etapa adulta o incluso durante la adolescencia), existen diferentes maneras de controlarlo además de tomar analgésicos. Algunos las hemos aprendido por las malas, pero tú puedes tomarte estas recomendaciones como una oportunidad de empezar a cuidar de tu espalda.

  • No te fuerces a soportar el dolor: si te duele la espalda, hacerle caso omiso seguramente lo empeorará.
  • Utiliza el reposacabezas del coche: estos están diseñados para servir de apoyo a la espalda y el cuello. En lugar de sentarte muy adelante, deja que el cuello y la cabeza descansen y liberen así a la espalda de tensión adicional.
  • Realiza ejercicios de respiración profunda, de esta manera te relajarás y te ayudará también a corregir tu postura.

No es magia, es tan solo un cambio en tu estilo de vida

La mejor forma de ralentizar el envejecimiento es cuidando la espalda. Todo lo que hagas para conseguir una espalda fuerte y sana, sirve también para mantener un cuerpo sano. Ya sea hacer ejercicio de forma frecuente, adoptar una postura correcta o seguir una alimentación saludable, todo contribuye a sentirte mejor y tener un aspecto joven.

La forma más fiable de sentirse joven y también parecerlo es estando sano. Cuando somos jóvenes resulta más complicado y puede parecer poco importante, pero a medida que vamos envejeciendo, nos damos más cuenta que lo más cerca de la Fuente de la Juventud que vamos a estar es teniendo una espalda y un cuerpo fuertes y sanos.

 

Sobre el Dr. Brent Wells

 

El Dr. Brent Wells se graduó en ciencias por la Universidad de Nevada y más tarde realizó el doctorado en el Western States Chiropractic College. En 1998, fundó en Alaska la clínica Better Health Chiropractic & Physical Rehab. Su pasión era convertirse en el mejor quiropráctico de Wasilla a raíz de su propia experiencia con otros profesionales que iban siempre con prisas y se mostraban poco profesionales. Su principal objetivo es tratar a sus pacientes con cuidado y compasión a la vez que les ayuda a mejorar su calidad de vida con un tratamiento profesional.

 

 

Facebook
Twitter
Google+
https://lifelength.com/es/consejos-antienvejecimiento-quiropractico/">
LINKEDIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *