Aceptar

Mesotelioma: una preocupación para las personas mayores

14 agosto 2018 Deja tu comentario
asbestos

A comienzos de 2018, nos encontramos en el pináculo de la investigación médica, la tecnología de la atención médica y la conciencia del bienestar, lo que permite a las personas oportunidades para vivir sus mejores vidas, en sus años dorados. Mientras que las personas de la tercera edad generalmente son más susceptibles a las enfermedades y problemas de salud, la medicina contemporánea y las prácticas preventivas han permitido a muchas personas mantener su salud en los últimos años. Aunque las enfermedades como la enfermedad de Alzheimer, el cáncer y la artritis pueden afectar seriamente a las personas mayores, una de las enfermedades más olvidadas sigue siendo el mesotelioma, una forma grave de cáncer causada por la exposición al amianto.

El asbesto sigue siendo una amenaza para todos, pero los mayores de 65 años tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad relacionada con el amianto. Las personas mayores corren un riesgo tan elevado debido a la propensión en la que se usó el asbesto, un mineral de silicato natural, durante su vida. Una vez visto como un material increíblemente útil, el mineral se utilizó en muchas aplicaciones diferentes a lo largo del siglo XX y anteriores, más comúnmente en los edificios. La sustancia se puede encontrar comúnmente en aislamientos, techos, pisos, tuberías y cableado eléctrico. Si bien el asbesto en buenas condiciones generalmente no es peligroso, el amianto desmenuzado y dañado puede causar una enfermedad grave. Es imperativo nunca probar y / o eliminar el sospechoso de asbesto por uno mismo; siempre llama a un profesional

Asbestos and telomere testingLa exposición a este carcinógeno a menudo ocurre sin el conocimiento de la persona. Ya sea que estén almacenando decoraciones estacionales o ropa en el ático polvoriento, quitando su vieja caldera en su hogar, o arrancando la alfombra peluda de la década de 1970, una persona puede respirar inadvertidamente partículas diminutas. Una vez inhalados, los fragmentos de amianto en el polvo se depositan en los pulmones, donde permanecen durante años. Durante este tiempo, conocido como período de latencia, la persona puede desarrollar una enfermedad conocida como mesotelioma, que puede afectar el revestimiento de los pulmones, el abdomen y el corazón. Los síntomas del mesotelioma incluyen opresión o dolor en el pecho, dificultad para respirar y acumulación de líquido en los pulmones. Debido a la similitud de los síntomas, la enfermedad a veces puede ser mal diagnosticada, solo para ser reconocida en etapas posteriores. El pronóstico para el mesotelioma es malo, ya que a la mayoría de los pacientes se les da 12-21 meses de vida. Actualmente, no hay cura para el mesotelioma.

Si bien las personas mayores tienen un mayor riesgo de contraer enfermedades y enfermedades como el mesotelioma, mantenerse en la cúspide de un estilo de vida saludable puede ayudar a aliviar los posibles riesgos para la salud. Comer bien, hacer ejercicio y visitar regularmente a un médico aumentará la longevidad de un adulto mayor cuidando su cuerpo. Las personas mayores pueden mejorar sus posibilidades de pronóstico al ver inmediatamente a un médico si experimentan algún síntoma de mesotelioma. Además, la medición de los telómeros puede ayudar a indicar la verdadera edad del cuerpo de una persona, e incluso puede ayudar en la atención preventiva: algunos estudios también han concluido que la medición de los telómeros también puede ayudar a identificar el cáncer. A través de prácticas de estilo de vida saludable y la prevención de áreas sospechosas de cáncer, las personas mayores pueden concentrarse en muchos años felices por venir.

Follow by Email
Facebook
Twitter
Google+
https://lifelength.com/es/mesotelioma-una-preocupacion-para-las-personas-mayores/">

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *