Aceptar

Protege tus telómeros durante el verano

14 agosto 2018 Deja tu comentario
Telomere length and summer time

En los días soleados, incluso si no hace mucho calor, nos apetece tumbarse al sol para disfrutar de la sensación de bienestar y broncearse. Pero debemos hacernos algunas preguntas para asegurarnos de que disfrutar del sol proporciona beneficios para nuestra salud en lugar de riesgos. Algunos de los mayores riesgos conocidos son el melanoma y el envejecimiento de la piel, dos problemas directamente relacionados con la longitud de los telómeros.

Telomere test in summerPara evitar estas consecuencias, debemos protegernos de la radiación solar … ¿pero realmente sabemos sobre qué tipo de radiación nos protegemos?

Tres tipos de radiación llegan a la tierra: ultravioleta (UV), visible e infrarrojo. Solo deberíamos preocuparnos por la radiación UV porque es potencialmente carcinogénica. Este tipo de radiación puede ionizar átomos, excitar electrones y generar radicales libres que pueden modificar nuestro ADN y, por lo tanto, el ciclo celular.

Dentro de la radiación UV hay tres tipos: UV-A, UV-B y UV-C. El último tiene la mayor cantidad de energía, y por lo tanto es el más peligroso, pero gracias al oxígeno y al ozono, no llega a la Tierra. UV-B es parcialmente absorbido por el ozono, pero algunos nos alcanzan. Aun así, casi toda la radiación UV que llega a la superficie de la tierra es UV-A.

¿Y qué efectos puede producir esta radiación? El UV-A penetra la dermis y la hipodermis acelerando el proceso de envejecimiento de la piel y puede causar cáncer de piel.

Los UV-B solo penetran en la epidermis, pero sus efectos son acumulativos a lo largo de los años y está científicamente demostrado que causa el 90% de los melanomas, además de quemaduras y eritema solar. Ambos tipos de radiación también pueden dañar otras afecciones de la piel como la rosácea o el acné.

Más específicamente, estos son daños que la radiación UV-A produce en nuestro organismo:

  • Inducen la producción de especies reactivas de oxígeno que conducen al daño celular y tisular.
  • Daño en el ADN.
  • Aumentan los niveles de interleucinas 1 y 6 que tienen un alto poder inflamatorio.
  • Se estimula la producción de colagenasa, que es responsable de la destrucción del colágeno.
  • Reduce la formación de antioxidantes (necesaria para “rejuvenecer”).
  • Crea más radicales libres a partir del cuerpo.

Todos estos daños están directamente relacionados con el acortamiento de los telómeros y, por lo tanto, con el envejecimiento de la piel.

Para evitar estas consecuencias de la exposición al sol, todo lo que tiene que hacer es seguir los consejos de los expertos: no usar el sol en las horas en que la radiación es más intensa (11h a 17h) y protegerse con protector solar.

¡Disfruta el verano de forma segura!

Facebook
Twitter
Google+
https://lifelength.com/es/protege-tus-telomeros-durante-el-verano/">
LINKEDIN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *